Blogia
pan y cine y el santo

Bezzerides, Parco y Proletario


[Tom Vallance] El guionista del cine negro era el preferido de estrellas como Humphrey Bogart y Robert Mitchum.

Albert Isaac Bezzerides, novelista, guionista, camionero e ingeniero, nació en Samsun, Turquía, el 9 de agosto de 1908; casado dos veces (un hijo, una hija); murió en Woodland Hills, California, el 1 de enero de 2007.
El ex camionero e ingeniero que se convirtió en novelista y guionista, A.I. Bezzerides se caracterizó en una escritura severa, sin pretensiones, que escribió concisos diálogos para varias películas ‘sociales' de Warners en los años cuarenta, incluyendo el clásico road movie ‘La pasión ciega' [They Drive By Night].
Su estilo parco era preferido por héroes de la pantalla de la estatura de Humphrey Bogart, George Raft y Robert Mitchum, y alcanzó particular fama con su apasionante adaptación, asombrosamente nihilista, de la policial ‘El beso mortal' [Kiss Me Deadly] (1955), convirtiendo un tomo de literatura barata en una de las películas de cine negro más logradas, que es considerada como la obra maestra de su director Robert Aldrich y la más importante influencia de la new wave francesa.
Nacido en 1908 en Turquía, de madre americana y padre griego, Albert Isaac Bezzerides tenía sólo un año cuando sus padres emigraron a Estados Unidos, donde creció en el Valle de San Joaquín, una zona en Fresno, California, reputada por su abundancia de patios frutales y densamente poblada por inmigrantes de Armenia y Europa.
‘Buzz' Bezzerides trabajó primero como camionero, luego estudió ingeniería eléctrica en la Universidad de California en Berkeley, antes de dejarlo para trabajar como ingeniero mientras realizaba su ambición de escribir. Su primera novela, ‘The Long Haul', de 1938, basada en sus propias experiencias como camionero, fue comprada por Warners y se convirtió en la película ‘La pasión ciega' (1940), adaptada por Jerry Wald y Richard Macaulay.
George Raft y Humphrey Bogart aparecieron como choferes de transportes que luchan contra la explotación y la fatiga cuando trabajan para empezar sus propias empresas. Ann Sheridan es la camarera del restaurante cuyas conversaciones con los camioneros flirteaba con los límites del código Hays; la película presentaba un panorama convincente del ambiente de los camioneros. Con la dinámica dirección de Raoul Walsh, la película fue un éxito, tanto de taquila como de crítica.
El estilo de Bezzerides y su inclinación por lo que el novelista George Pelicanos llama la ‘literatura proletaria' se correspondían con la reputación de los estudios Warner de preferir las películas polémicas, contundentes y duras, y le ofrecieron un contrato. "Había estado trabajando como ingeniero en el Departamento de Agua y Electricidad, escribiendo en mi tiempo libre", recordó Bezzerides: "Había escrito dos novelas, ‘The Long Haul' (1938) y ‘Mercado de ladrones' (1949). Se basaban en cosas que había visto con mi padre, o solo. Yo trabajaba con mi padre, en los camiones, yendo al mercado a comprar mercaderías. Había corrupción y trataban de estafarte. Cuando vendía uva, la casa empaquetadora lo estafaba en el precio para venderlas más caras en Nueva York. Cuando yo fui chofer de camión no lo toleraba. Un tipo trató de robarme de esa manera, así que cogí una viga, dispuesto a matarlo".
Su primera película profesional fue ‘Juke Girl' (1942), una historia sobre los jornaleros itinerantes de Florida, rodada casi enteramente en locación en Salinas, California. Ann Sheridan y Ronald Reagan fueron las estrellas de la infravalorada película, que contaba las penurias de los campesinos en manos de despiadados barones de la tierra. Bezzerides escribió entonces el diálogo para la inyección moral de Bogart sobre la guerra en el mar en ‘Acción en el Atlántico Nortre' [Action in the North Atlantic] (1943), aunque John Howard Lawson se llevó los créditos de pantalla.
Tras mudarse a Paramount, Bezzerides colaboró con Robert Rossen, en el guión para el ricamente colorido melodrama de ‘Furia del desierto' [Desert Fury] (1947), con Lizabeth Scott, Burt Lancaster y John Hodiak como sus protagonistas, pero recordada especialmente por sus (para la época) descaradas insinuaciones de que el matón jugador de Hodiak (Wendell Corey) tiene sentimientos homosexuales hacia su jefe. En 1949, se filmó la segunda novela de Bezzerides sobre camioneros, ‘Mercado de ladrones', con el mismo título, y el autor se encargó del guión. Dirigida por Jules Dassin, es altamente considerada, aunque Bezzerides objetó algunos cambios que tuvo que hacer. Recordaba, cuenta Dassin: "Quiero a Valentina Cortesa como la prostituta, así que rescríbela para ella". Él tenía que trabajar con ella. Íbamos a tener a Shelley Winter, la que hubiera sido perfecta. Esta italiana, Cortesa, ¿qué tenía que hacer en esta historia? Pero la rescribí".
A Bezzerides le pidió entonces Humphrey Bogart, que había empezado su propia compañía de producción, que rescribiera el guión de ‘El traficante' [Sirocco] (1951), una historia de traficantes de armas de los años veinte, en Siria. No fue una película muy distinguida, y ‘Sirocco' es recordada principalmente por el comentario que hace su heroína, Marta Toren, a Bogart: "Eres tan feo. ¿Cómo puede un hombre tan feo, ser tan guapo?"
Para ‘La casa en la sombra' [On Dangerous Ground] (1952), Bezzerides hizo un convincente retrato de un violento poli (Robert Ryan), que es "violento con los delincuentes, porque puedo racionalizarlo. Para él, los criminales son criminales, no gente". Enviado al norte del estado a una comunidad rural a resolver el asesinato de una niña, el poli aprende la compasión con la hermana ciega (Ida Lupino) del asesino y en el guión original de Bezzerides, vuelve a la ciudad con una nueva perspectiva. Bezzerides la describió como una "super película".
Pero no le satisfizo ‘La huella del gato' [Track of the Cat] (1954), que escribió para el director William Wellman:

"Se prendó tanto de mi primer borrador que no quería cambiar ni una sola palabra, aunque le dije que yo necesitaba acortarlo y que estaba sobrescrito. Bob Mitchum, sin embargo, fue fantástico. Arreglaba las escenas que debían ser pulidas, y su actuación logró que funcionara. Yo lo tenía por un tipo maravilloso, aunque era cínico.
"Hicimos otra película, ‘Traición en Atenas' [The Angry Hills] (1959), y le pregunté: ‘¿Por qué estás haciendo esta mierda?' Estábamos en locación. Me dijo: ‘No he estado nunca en Grecia'".

Aldrich fue el director del guión de cine más famoso de Bezzeride, ‘El beso mortal' [Kiss Me Deadly], cuyo estreno causó gran impacto y fue saludado en Francia como una obra de arte, donde ejerció una influencia reconocida en películas como ‘Disparad al pianista' [Tirez sur le pianiste], de François Truffaut y ‘Lemmy contra Alphaville' [Alphaville] de Jean-Luc Godard. Con carta blanca concedida por Aldrich, Bezzerides transformó la novela en una película negra apocalíptica y ultra-paranoica, dirigida por un director descrito por Truffaut como "un joven director que todavía no piensa en la moderación".
Interrogado sobre su notable adaptación, Bezzerides dijo: "La gente me pregunta sobre los significados ocultos del guión, sobre la bomba atómica, sobre el mccarthismo, qué significa la poesía y otras cosas. Y sólo puedo decir que no pensé en ello cuando la escribí... Me estaba divirtiendo. Quería que todas las escenas, todos los personajes, fueran interesantes. Una chica se acerca a Ralph Meeker, la hago ninfomaníaca. Ella lo abraza y besa la primera vez que lo ve. Le dice: ‘No sabes a nadie que yo conozca'. A mí me enloquecen los coches, así que yo pongo ahí todas esas historias con los coches y la mecánica. Yo era ingeniero y en esa película le di al detective el primer contestador telefónico. La estaba pasando bien".
En 1956, Bezzerides escribió una adaptación de sesenta minutos para la televisión, ‘Mercado de ladrones', retitulada ‘Overnight Haul', y empezó a escribir de manera regular para la televisión, contribuyendo guiones a programas como ‘Gunsmoke', ‘77 Sunset Strip' y ‘Bonanza'. En 1965 creó, en colaboración, la exitosa serie de vaqueros, ‘The Big Valley', montada en el Valle de San Joaquín y como Barbara Stanwyck como la matriarca del rancho.
En 2005, fue tema de un documental, ‘Buzz', para el que fue entrevistado en su casa en Woodland Hills, California; algunas reseñas describían al nonagenario Bezzerides como "obstinado e irritable". Hasta su muerte estaba escribiendo una nueva novela, ‘First Kill'.

20 de enero de 2007
©independent
viene de mQh

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres