Blogia
pan y cine y el santo

Profanadores de Tumbas


Un científico loco con un ayudante jorobado necesita el cuerpo de un super hombre para uno de sus experimentos.
Cuatro hombres desentierran cuerpos de las tumbas de un cementerio, que trasladan luego a un laboratorio escondido. El jefe, el doctor Toicher, dice: "Esta noche fue más productiva que otras: ¡los cuerpos son jóvenes y frescos!" Si logra que el corazón de uno siga latiendo después de 72 horas de estar muerto, habrá logrado su objetivo. Uno de los cuerpos comienza a responder al tratamiento, pero se oye repentinamente una explosión: "Otro fracaso", dice Toicher, y añade optimista: "Pero con cada fracaso se aprende algo. Necesitamos el corazón de un súper hombre y ya sé de quién será". "¿Quién es?", pregunta uno de los matones. "Pronto lo conocerás", replica el doctor.
Ahora está el Santo leyendo el diario: CONTINÚAN LOS ROBOS DE TUMBAS. Revisa su enorme biblioteca sobre temas interesantes: Vampiros Humanos, Estranguladores y Profanadores de Tumbas. Llega un mensajero con un presente de Carlos, un amigo del Santo. Mientras el Santo se entretiene, el ayudante jorobado de Toicher espía en el departamento. El regalo es una lámpara con una extraña sombra: son imágenes de rostros bizarros y deformes, y un inmenso corazón humano. Al enchufar la lámpara, el Santo es sorprendido por un raro ruido que lo hace poner de rodillas. Entretanto, el jorobado se roba un manojo de llaves y sale del lugar sin que nadie lo vea. El Santo logra apagar la lámpara y descubre entonces que las imágenes de la lámpara han sido pintadas con sangre humana.
Afuera, el jorobado es castigado por Toicher por actuar por su propia cuenta. "Quería ayudarte a capturar al Santo, de modo que puedas quedarte con su corazón. Pensé que entonces me darías su tiroides", le dice el jorobado, pensando así aliviar su condición (que le ha sido causada por los experimentos de Toicher, aunque el jorobado no se lo reprocha). Alega que sus instrumentos diabólicos pueden hacerlo, de manera que no necesita ninguna ayuda del jorobado.
El Santo llama a Carlos, pero su amigo tiene un partido ese día (es un jugador de fútbol profesional). El Santo se dirige al estadio, pero es observado por Toicher y sus hombres, que entran al departamento después de que ha salido.
Después del partido, el Santo saluda a Carlos en el estacionamiento de los jugadores. Le pregunta si acaso él le envió la lámpara, pero su amigo lo niega. El Santo dice que él no pensaba que fuera él, que sospechaba que era un truco para que él aceptara el paquete.
Vuelven al departamento a mirar el extraño objeto, pero ha desaparecido, junto con el duplicado de las llaves de la casa. ¿Por qué? El Santo sugiere que esto puede estar conectado con el caso de los profanadores de tumbas, y Carlos ha sido involucrado por ser amigo del Santo. Carlos espera que su novia Marta no se encuentre en ningún peligro. Marta es una cantante de cabaret. Después de su número se pone a tocar el trío Los Chavales mientras Carlos habla con ella en su camerino. Él la protegerá en caso de peligro y verán al Santo al día siguiente.
El Santo se encuentra en la arena, peleando. Carlos y Marta se encuentran en la audiencia, tal como Toicher y su ayudante jorobado. Toicher todavía quiere el cuerpo del Santo, pero también quiere hacer uso de los cuerpos de Carlos y Marta. El Santo gana y su rival declara estar orgulloso de haber perdido con él.
Toicher vuelve a sus experimentos. "¡Otro fracaso!" El cuerpo era joven, pero no sano. "Quizá ha muerto esta persona de cáncer o alguna otra enfermedad. Necesitamos cadáveres de personas que mueran en accidentes, quizás sofocados o ahogados. La mejor manera es secuestrarlos vivos y matarlos nosotros mismos. Y eso es lo que harán con el Santo. "No se puede", protesta su jorobado. "Sí, se puede", insiste Toicher. Tiene un plan y lo pondrá en ejecución al día siguiente, llamando al Santo por su línea privada.
Los espías de Toicher le informan que el Santo ha llegado a casa. Toicher lo llama y le dice a Gorila que le diga que puede sorprender a los profanadores de tumbas esa medianoche en el camposanto municipal.
Los empleados del cabaret donde trabaja Marta reciben una invitación para visitar una tienda de curiosidades, que ha iniciado sus subastas. El maître es también pintor y compra algunos botes de pintura ("el color perfecto para imitar la carne humana", dice el afeminado director). El violinista compra un violín nuevo; Marta compra una peluca. Cuando salen, el manager de la tienda llama a Toicher y le dice que sus planes han tenido éxito.
Esa noche, Toicher y sus hombres están desenterrando un cadáver cuando se aparece el Santo. Después de una batalla a Santo lo noquean en una tumba abierta y lo entierran vivo. Sin embargo, cuando cae, el Santo logra arrebatarle el sombrero a Toicher. Una vez que los profanadores de tumbas desaparecen, el Santo sale de la tumba. En el interior del sombrero se lee: "Dr. Toicher, París". Llamando a París por su radio, el Santo le dice a su agente que contacte con Interpol y pida informaciones sobre Toicher. "Probablemente es de origen eslavo, que ha pasado un buen tiempo en París". Sin embargo, los espías de Toicher descubren que está todavía vivo e informan al científico.
El doctor planea usar a Marta y Carlos para sus experimentos. Se enfurece cuando se entera de que el Santo todavía está vivo: "¡El Santo está vivo! ¡Es él! ¡Es culpa de ustedes, animales!"
Llaman desde París. Toicher es un peligroso criminal. Enviarán a un agente de Interpol a encontrarse con el Santo con información sobre las actividades del doctor. El Santo se pone en contacto con Carlos y le pide que lleve al Inspector Mendoza a se reúna con él en secreto. Tiene informaciones importantes sobre los profanadores de tumbas. Cuando los dos hombres llegan a la casa del Santo el doctor, por sus hombres, se entera de inmediato. Cuando se aparece el agente de Interpol, los hombres de Toicher lo secuestran, a pesar de que un vecino ha alarmado al Santo: "Sabemos que nos enfrentamos a súper criminales".
El violinista del cabaret está ensayando cuando su violín repentinamente parece estar poseído por una fuerza extraña. El violín trata de estrangularlo, brinca de un lado a otro y finalmente estalla.
Toicher ha tomado una decisión: "Tenemos que terminar con el Santo. Su cuerpo es lo único que me permitirá completar mis experimentos. De otro modo, fallaremos. "No será fácil", dice Gorila. "¡Mi genio vencerá a su fuerza!", predice el doctor. Toicher ordena al jorobado que le clave durante el match una aguja al Santo: el veneno lo transformará primero en una bestia humana, luego lo matará. Sin embargo, durante el match, el jorobado resbala e inyecta por accidente al rival del Santo. El hombre se vuelve loco, cae al suelo y muere.
El Santo le dice a Mendoza: "No recibió ningún golpe que explique lo que le pasó", pero cuando encuentra la marca de la jeringa se da cuenta de que ha sido envenenado.
Toicher está enfadado con el nuevo fracaso y ordena matar al jorobado. Sus matones, sin embargo, le piden que le dé otra oportunidad. Toicher dice que necesita los cuerpos de Marta, Carlos y el Santo esa misma noche. El jorobado dice: "La peluca asesina nos ayudará".
Marta, llevando la peluca, hace su número musical. La peluca vive y comienza a tratar de estrangularla. El Santo, disfrazado de parroquiano del cabaret, salta para salvarla y lucha con Toicher y sus hombres.
Alguien apaga la luz y los villanos escapan. El Santo rescata a Marta y advierte a Carlos: "Debemos tener cuidado: estos criminales no se detienen ante nada".
Toicher se enfada de nuevo, pero sus hombres protestan: "El Santo es indestructible". "Nada es indestructible", dice el doctor. "Excepto la genialidad de alguien como yo. Necesito los cuerpos del Santo, Carlos y Marta. Si no, fracasaré, aunque ustedes pagarán su incapacidad con su vida".
El pintor de retratos pinta a una joven mujer con la pintura especial: la pintura es horrible y comienza a botar sangre. Marta, el violinista y Toicher se quejan ante Mendoza, contándole sobre la tienda de curiosidades donde compraron esas cosas.
Toicher y sus secuaces están muy ocupados destruyendo unos cuerpos cuando reciben una llamada: el manager de la tienda dice que la policía está fuera. Toicher le ordena cerrar puertas y ventanas y esperar por ayuda. Entonces hace volar la tienda con un control remoto. Uno de los matones pregunta: "¿Qué pasa con el manager?" "No te pongas sentimental", replica Toicher.
Carlos tiene otro partido de fútbol. Después del partido, él y Marta se encuentran charlando en el coche cuando son asaltados por los hombres de Toicher, pero el Santo disfrazado de vendedor de castañas- los rescata.
Toicher dice que tratará una vez más de capturar al Santo y que si fracasa pondrá a sus hombres en la cámara de desintegración. Ponen la lámpara asesina en el cuarto del Santo y le dicen a Carlos que lleve a Marta al departamento. La lámpara noquea a Carlos y Marta y Toicher y sus hombres se los llevan. Llega el Santo y casi es noqueado por la lámpara, pero logra arrojarla al suelo y destruirla. Ve entonces a Carlos y Marta, que se encuentran bajo los efectos del cloroformo.
Llaman al Santo desde París y este informa que el agente de Interpol ha sido asesinado, diciendo que capturará a los responsables. Toicher ordena a Marta leerle al Santo una nota por teléfono: "Debes venir a medianoche, solo, o moriremos". Le da entonces la dirección. Santo va al escondite y es puesto fuera de acción por una rejilla electrificada. Los secuaces de Toicher lo meten en una recámara hermética, donde morirá dentro de tres minutos. Toicher se prepara para operar a Carlos y Marta, prometiendo su tiroides al jorobado. Pero Santo escapa de la cámara y lucha con los matones de Toicher, matándolos. Toicher oye los gritos y se dirige a ver qué pasa, pero el jorobado insiste en que continúe con la operación. Toicher lo mata y finalmente queda el Santo cara a cara con el doctor loco, al que mata. Llega la policía y el Santo dice: "Terminaron los días de gloria de los profanadores de tumbas". Mendoza agrega: "Los criminales pagan por sus crímenes, es un hecho que no pueden escapar". "Especialmente porque el Santo lucha contra el mal en todas partes", agrega Carlos.

1965 Director/Guión José Díaz Morales Historia Rafael García Travesí Reparto Santo, Gina Romand (Marta); Mario Orea (Dr. Toicher); Jorge Peral (Carlos Resendiz), Jesús Camacho (jorobado), Jessica [Munguía], Fernando Osés (matones), Lobo Negro [Guillermo Hernández] (Gorila), Bigotón Castro (Inspector Mendoza), Estela Peral (Estela), Jorge Fegan (violinista), Marta Lasso Rentería, Fernando Saucedo, Frankestein (vendedor), Quasimodo, Juan Garza (segundo rival), Los Chavales, Julio Ahuet (matones y espías), Leonor Gómez (espectadora).

©dwilt

©traducción mQh
©ciudadela 60, agosto 2003
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres