Facebook Twitter Google +1     Admin

Santo vs. las Lobas


Renace la reina de los licántropos para dar cuenta de la humanidad.
Las opiniones sobre esta película están fuertemente divididas. Algunos le dan muy pocos puntos, otros la consideran interesante y razonablemente bien hecha dentro de sus limitaciones. Tiendo a asociarme con los segundos, aunque reconozco que Santo vs. las Lobas tiene sus puntos débiles. Es posible estos sean el resultado de problemas durante la producción: el hecho de que aparezcan dos directores en los créditos, junto a algunos problemas de continuidad, sugieren que partes de la película fueron hechas por diferentes equipos en diferentes momentos.
Sin embargo, Santo vs. las Lobas tienen un montón de cosas positivas, y hace un esfuerzo honesto por crear un ambiente similar al de una película de horror, especialmente en la secuencia inicial. Más tarde en la película, un encuentro de los hombres-lobo con su ‘rey' está bien montado y filmado. Incluso apenas se nota la falta de medios: por ejemplo, mientras la película no es brillante y es algo borrosa, como las demás películas del Santo hechas en la misma época en estudios, presenta un número decente de figurantes, y algunas escenas son considerablemente más elaboradas de lo que uno esperaría, especialmente la escena en que los licántropos atacan un vagón de tren lleno de niños que huyen de la hacienda, y un banquete plagado de licántropos.
El maquillaje de los licántropos varía: algunos figurantes tienen el pelo desaliñado y parecen más hombres y mujeres de las cavernas que hombres-lobo, mientras otros tienen un montón de pelos en la cara, y colmillos, pero no demasiado pelo en el cuerpo (las mujeres-loba llevan bikinis de piel, los hombres-lobo salen con el pecho desnudo). El maquillaje de Jorge Russek como Licán, rey de los licántropos, es más elaborado y detallado que la mayoría de los demás.

La película empieza con una joven rubia que es dirigida hacia una bodega abandonada por una voz incorpórea. Se encuentra con vieja greñuda que dice que es Luba, la reina de los licántropos. Es hora de que renazca en un nuevo cuerpo. Entonces los hombres-lobo destruirán a la raza humana y gobernarán el planeta. La rubia acuchilla a la vieja Luba y se transforma en reina. Y es paseada alegremente por sus súbditos.
Hay un simpático corte de un licántropo aullando sobre el cuerpo de la vieja Luba frente a una vociferante multitud mirando una pelea del Santo. Luego del match, la joven Luba lo visita en su camerino y le dice que es una gran fan suya y que le "gustaría conocerlo mejor". Santo la rechaza, y aparece otro visitante: el detective Jaime Pons, que dice que fue contratado por la familia Harker para que tomara contacto con él sobre el tema de los hombres-lobo. Santo tiene dudas, pero acepta un sobre de Pons con instrucciones sobre cómo reunirse con César Harker.
Más tarde, cuando el Santo sale de la oscurecida arena, es perseguido por varios ‘lobos' (pastores alemanes, y de hecho él mismo los llama ‘perros'). Después de una breve batalla en el ring, Santo pega un brinco y se cuelga de los focos, pidiendo ayuda. (Esto es algo chocante: ¿no se la puede el Santo con dos lobos?). Cuando llegan los guardias de seguridad del gimnasio, los lobos han desaparecido, y ellos piensan que quizás ha recibido demasiados golpes en su carrera.
Entretanto, Pons, de vuelta a su hotel, es saludado por la sangrienta Luba. Le dice jadeando que fue atacada por licántropos. Vuelven a su habitación, donde él le sirve un trago. Sin embargo, cuando empiezan a "conocerse mejor", Luba se transforma en una mujer-loba (le crece una barba rubia y colmillos), persigue a Pons y finalmente lo mata.
En su apartamento, el Santo es sorprendido por un lobo que salta encima de él desde el armario, pero desaparece de inmediato. Esto lo hace decidir investigar la conexión Harker. Al día siguiente, se reúne con César Harker en un hotel en las afueras de la ciudad. Mientras hablan, una joven nadadora grita pidiendo ayuda desde la piscina. César se zambulle para salvarla, pero ella trata de ahogarlo, hasta que Santo se zambulle también y la deja inconsciente. La sacan de la piscina, pero ella desaparece cuando ellos le dan la espalda. Harker le cuenta al Santo que su familia ha luchado contra la raza de los licántropos durante generaciones, pero la profecía dice que sólo un "símbolo de plata" los puede destruir para siempre, y eso significa el Santo.
Santo accede a ayudar, pero primero tiene que participar en otra pelea en el ring. Mientras esto ocurre, César es matado por Luba en su hacienda. Sus trabajadores persiguen a la malherida licántropa, y retiran su cuerpo cuando ella finalmente cae muerta. La gitana Ana le cuenta a Julieta, una vecina de los Harker, que la reina de los hombres-lobo ha muerto. Julieta ordena a sus hijas Adriana y Eloísa que se refugien en sus cuartos.
El Santo toma un tren hacia un pueblo cercano a la hacienda de los Harker. El jefe de estación le muestra una gran caja que ha llegado recientemente de Transylvania -pero no tiene dirección de entrega. Más tarde esa noche, una banda de licántropos roba la caja de la estación. La abren durante una ceremonia, revelando a Licán, el Rey de los Hombres-Lobo. Dice que lo primero que hay que hacer es elegir a una nueva reina.
En una escena bastante extraña, el Santo y el Gitano -el criado del doctor Marcus, el hermano de Julieta- es perseguido por los aldeanos por preguntar demasiado. La otra cosa rara -aparte de ver a gente arrojando piedras y disparándole al Santo- es que no hay ninguna escena que introduzca al Santo y al Gitano, y de hecho el Santo ni siquiera se encuentra con Marcus sino hasta la secuencia siguiente, en el funeral de César.
Presentes en el funeral están Eric Harker, el hermano gemelo de César, Marcus, Adriana y Eloísa (la novia de Eric). Eloísa le cuenta a Eric que ella piensa que es una licántropa, ya que recuerda la muerte del jefe de estación cuando robaban la caja. Entretanto, Marcus informa a la policía local (Brunoy Rey, que aparece entonces y no vuelve a aparecer en toda la película) que la mujer-loba que mató a César está muerta desde hace más de un mes.
Licán visita a Marcus, alegando que es un científico que estudia la evolución. Invita a todo el mundo a un banquete en su casa; Marcus se excusa, pero Santo, Eric, Gitano, Adriana y Eloísa asisten. La fiesta parece simpática, pero después de un rato algunos de los invitados se transforman en hombres-lobo y atacan a todos los demás. Los protagonistas escapan. De vuelta en la casa de Marcus, el Santo se encuentra con Marcus mismo transformado en licántropo. Dice que su familia ha sido maldecida, pero que él es un hombre-lobo bueno. El Santo -por alguna razón- también se transformará, según Marcus, en un licántropo, sino destruye a Licán la noche de la Gran Luna Roja (que tendrá lugar justamente al día siguiente).
Se preparan para el asalto final contra los hombres-lobo, repartiendo rifles entre los trabajadores (Santo les recuerda que deben usar balas de plata -y, obviamente, todo el mundo tiene de esas balas en su casa). Tratan de enviar lejos a los niños en un vagón conducido por Adriana, con el Gitano con una escopeta, pero los hombres-lobos les tienden una emboscada con enormes rocas y matorrales en llamas, obligándolos a volver a la hacienda.
Los hombres-lobo atacan esa noche. Julieta se transforma en mujer-loba y amenaza a Adriana y Eloísa, pero llega el Santo y la mata con un golpe de cuerpo. Santo: "Era la reina de los licántropos". Comienza entonces a perseguir al rey Licán, que escapa un buen rato hasta que Santo lo agarra y arroja por un acantilado justo cuando el sol está saliendo.

Confusa como es, Santo vs. las Lobas es una película que divierte y merece elogios por sus intentos de ser una película de horror ‘verdadera', haciéndola de alguna manera más adulta que muchas de las otras del Santo. Por ejemplo, Santo y Blue Demon vs. Drácula y el Hombre-Lobo es todavía una especie de cómic. Santo vs. las Lobas es mucho más una película de horror en la que el Santo es casualmente el héroe.
La trama presenta sus peculiaridades. Por ejemplo, se sugiere que Adriana o Eloísa será la próxima reina de los hombres-lobo, pero al final resulta ser la inválida Julieta. Igualmente, la transformación de Marcus es inesperada, aunque se ha estado comportando de manera muy rara. Desafortunadamente la continuidad está picada y lo que pudo haber de desarrollo de los personajes se pierde completamente. Santo muestra repentinamente un interés romántico en Adriana, sin ninguna advertencia previa. Luba (la joven) tiene algún potencial como la mala de la película, pero es matada de manera poco elegante, y no queda claro sino mucho después que ella es la ‘mujer-loba rubia' que mató a César.

1972 Director Jaime Jiménez Pons Guión Ramón Obón, Jaime Jiménez Pons Reparto Santo (Santo), Rodolfo de Anda (César Harker; Eric Harker), Gloria Mayo (Adriana), Jorge Rusek [sic] (Licán), Federico Falcón (Jaime Pons), Erika Carlson [sic] (joven Luba), Nubia Marti (Eloísa), Carlos Suárez (Gitano), Rosa Furman (Ana), Bruno Rey (Capitán. Pacheco), Tamara Garina (vieja Luba), Carlos Jordán (Dr. Jeremías Marcus), Emilia Carranza (Julieta), Roberto Meyer (Matías, jefe de estación), Nora Wolf, Silvia Mowat, Marga Dunhill, Guillermo Ayala , Marileen Kaey [¿alias Marilyn Kay?], Patricia Borges, Luis Ruvalcaba, Leticia Ochoa, Manuel Moreno, Miguel Lara.

©dwilt
©traducción mQh
15/12/2004 13:13 enlace permanente. el santo

Comentarios » Ir a formulario


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

gravatar.comAutor: Sami

Jajajaja, yo conozco a Marga Dunhill... vivo con ella.

Fecha: 31/07/2008 19:45.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)







pan y cine y el santo

Pan y Cine y El Santo

Temas


página policial

paranormaliaparanormalia
perros

cantina

↑ Grab this Headline Animator

Archivos

Enlaces

Free counter and web stats


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris