Blogia
pan y cine y el santo

Al Este Del Oeste


Mariano Ozores (dir), Conrado Sanmartín, África Prat.
Pistolas de Oro debe llegar a un pueblo, para protegerlo de unos malos que quieren asesinar las casas. Pero también se aparecen un vendedor de elixir y un granjero. Del primero se ocupa la madama; del otro, la hija del alcalde, que se apersona a mostrarle las tetas. Pero Chapulín las rapta y los impostores deben salir a su rescate. En el camino se enamorizcan de unas búfalas y se olvidan de la misión.
Llegan finalmente al pueblo de Chapulín y le dan de bofetadas. Entretanto, otro malo vuelve a raptar a la chica. Huyen entonces a un pueblo indio, donde el vendedor de elixir se transforma en Romina Power. Disfraza al granjero de india y lo vende a un indio enamorado. Al final, los rescatan a todos y el granjero, feliz, se viste de blanco. Dice: "Un hombre en calzoncillos no es nadie".
Se consume en este filme: agua, whisky, cerveza, hojas de coca, tallos de cola, leche, papas fritas, chile con carne, tacos y tequila.
Animales que aparecen: burro, lagarto, caballo, búfalo y alimañas. (Ciudadela 13, agosto 1999, p. 18).
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres