Blogia
pan y cine y el santo

Murió Grace Bradley Boyd


Actriz. Viuda de William ’Hopalong Cassidy’ Boyd. Fue sepultada junto a su marido, muerto en 1972, en el Parque del Recuerdo de Forest Lawn, en Glendale.
[Dennis McLellan] Murió Grace Bradley Boyd, una actriz que llegó a Hollywood contratada por Paramount a principio de los años treinta, pero abandonó su carrera después de casarse con el amor de su vida, William ‘Hopalong Cassidy’ Boyd. Tenía 97 años.
Boyd, que mantuvo viva la llama de ‘Hoppy’ después de la muerte en 1972 del héroe de las películas de cowboys que fue su marido durante 32 años, falleció por causas naturales el martes pasado, día de su cumpleaños, en su casa en Dana Point, informó Jane Mak, una amiga íntima de toda la vida.
Como Grace Bradley, Boyd apareció en 35 películas, entre ellas ‘Too Much Harmony’, con Bing Crosby; ‘Ondas musicales’ [The Big Broadcast of 1938], con W.C. Fields y Bob Hope; y ‘Come on Marines’, con Richard Arlen e Ida Lupino.
La menuda actriz de Brooklyn, que inició como bailarina su carrera en el mundo del espectáculo, fue contratada a menudo como mujer fatal, o como ‘la chica equivocada’, aunque representó toda una gama de personajes.
Sin embargo, su papel más perdurable lo tuvo fuera de la pantalla, como la esposa de William Boyd.

Nacida como Grace Bradley el 21 de septiembre de 1913, estudió para ser pianista concertista y a los quince representó al estado de Nueva York en el torneo anual de jóvenes pianistas en el Carnegie Hall. Aunque ganó el concurso, empezó a trabajar como modelo y a estudiar danza en una escuela vespertina.
Estaba bailando en la pista en el club nocturno Paradise en Manhattan en 1933 cuando fue divisada por el director de Paramount Pictures y contratada.
Grace Bradley ya había actuado en toda una serie de películas cuando recibió una llamada telefónica que cambiaría su vida.
Años antes, cuando era una colegiala de doce años, se había enamorado locamente por la elegante estrella del cine mudo, William Boyd.
Desde sus primeros éxitos, la carrera del guapo actor había caído en picado para volver a resurgir en 1935 después de que empezara a actuar como Hopalong Cassidy, el héroe de pelo plateado de las películas de vaquero, que se vestía de negro y montaba un caballo blanco como la nieve en una serie de películas de bajo presupuesto.
En 1937, un amigo mutuo en Hollywood le dijo a William Boyd que había una chica a la que tenía que conocer.
"Cuando el actor llamó a Bradley y dijo: ‘Soy Willian Boyd’", recordó la actriz en una entrevista con el diario Daily Pilot, de Costa Mesa, en 1976, pensó que era alguien que sabía que estaba loca por él y le estaba jugando una broma.
"¿Quiere decir William Boyd el actor?", preguntó.
Él se echó a reír, con la misma y distintiva risa campechana que le había oído en sus películas, y ella se quedó sin habla.
"Esa risa no te podía pasar desapercibida", dijo. "No había nadie que riera como el".
El actor la invitó a una pequeña fiesta en su casa en la playa en Malibú. Y cuando llegó a su casa en Beverly Hills a recogerla, su madre lo saludó en la puerta.
William Boyd estaba a los pies de la escalera cuando Grace bajó a saludarlo. Boyd extendió instintivamente los brazos, contó, "y entré derechamente en el clan".
Tres días después, Boyd le pidió que se casara con él. "Me dijo: ‘Te lo habría propuesto la primera noche, pero tenía miedo de que te asustaras’", recordó.
Se casaron tres semanas después de conocerse, y Grace Bradley se convirtió en la quinta, y última, señora de Boyd.
Como lo dijo una vez el director de Republic Studios, William Witney: "Conoció a su príncipe azul en un enorme caballo blanco".
Pese a la diferencia de edad -él tenía 42, ella veintitrés-, dijo, "estábamos hechos el uno para el otro".
Pronto Grace Boyd abandonó su propia carrera actoral para dedicarse a su marido.
Después de que el productor Harry ‘Pop’ Sherman dejara la producción de las películas de Hopalong Cassidy en 1944, William Boyd se propuso comprar los derechos de las viejas películas y el personaje Hoppy.
Para reunir los 350 mil dólares que necesitaba para comprar los derechos, los Boyd vendieron su rancho al norte de Malibú y se mudaron a un departamento en Hollywood.
"Nos quedamos en la calle", contó Grace Boyd en una entrevista con The Times en 1991.
En 1946, William Boyd formó su propia compañía de producción para empezar a producir nuevas películas de Hoppy.
Pero la inversión de los Boyd rindió frutos de un modo tan impresionante como inesperado.
En 1948, las viejas películas de Hoppy empezaron a ser proyectadas por el Canal 5 de KTLA-TV en Los Angeles y por otro canal en Nueva York. Pronto la NBC empezó a transmitirlos nacionalmente y los Boyd empezaron entonces a hacer nuevos episodios de treinta minutos para la televisión.
Como el primer y verdadero héroe de televisión de Estados Unidos, el sabio y rudo cowboy de sonrisa amistosa se convirtió en fenómeno de la industria del espectáculo.
Se produjeron más de dos mil productos con el nombre y apariencia de Hoppy, y Boyd, como Hoppy, apareció en las cubiertas de las revistas Life, Time y Look. Durante una gira, reunió a un millón de admiradores.
"Me propuse pasar inadvertida", dijo en la entrevista de 1976. "En cuanto a los chicos, Hoppy era Hoppy. No tenía ni esposa ni familia. Cuando uno de los más chicos preguntaba: ‘¿Quién eres tú?’, les decía: ‘Soy la mami de Hoppy’".
William Boyd se retiró de las pantallas en 1953 y murió en 1972, a los 77 años.
Desorientada después de su muerte, Grace Boyd empezó sus más de treinta y cinco años de trabajo voluntario en el hospital de Laguna Beach, donde su marido había pasado sus últimos días.
Pero Hopalong Cassidy fue siempre parte de su vida, incluyendo su victoria en una guerra legal por una querella por violación de derechos, y apareciendo en los homenajes a Hoppy.
"Anda todo el mundo buscando un héroe", dijo en el Festival de Cine de Lone Pine en 1995. "Dicen: ‘Ojalá volviese Hoppy’, o alguien como él. Los niños no tienen modelos de conducta. ¿A quién tenemos?"
Boyd no deja sobrevivientes.
Se realizó un funeral privado el jueves en el Parque del Recuerdo de Forest Lawn, en Glendale, donde fue sepultada junto a su marido.
7 de octubre de 2010
24 de septiembre de 2010
©los angeles times
cc traducción mQh

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Canada Goose Jackets -

Your article looks great!Thanks for you sharing. I love it.

christian louboutin shoes -

*Cambiar el destino de los conocimientos, el aprendizaje será mayor cuanto más ... ...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres