Blogia
pan y cine y el santo

Murió Bill Meléndez, la Voz de Snoopy


Era animador de ‘Carlitos’ [Peanuts], y se encargaba de las risas, sollozos y aullidos de Snoopy. En su carrera de casi setenta años, el animador trabajó en varias películas de Disney, incluyendo ‘Fantasía’ [Fantasia] y ‘Bambi’, y haciendo a personajes de Warner Bros., como El Conejo de la Suerte. A los 91.
[Charles Solomon] El 3 de septiembre murió en el hospital St. John de Santa Monica el animador, director y productor José Cuautemoc ‘Bill’ Meléndez, cuyos programas de televisión y películas con personajes de ‘Carlitos’, de Charles Schulz, le cosecharon cuatro premios Emmy, una nominación al Oscar y dos premios Peabody, según informó su publicista Amy Goldsmith. Tenía 91 años.
La carrera de Meléndez se prolongó durante casi siete décadas, incluyendo períodos en los estudios de Walt Disney, de Leon Schlesinger Cartoons (que más tarde fueron vendidos a Warner Bros.), United Productions of America y Playhouse Pictures. En 1964 fundó su Bill Melendez Productions, donde produjo sus creaciones más conocidas, incluyendo el clásico de vacaciones ‘La navidad de Charlie Brown’ [A Charlie Brown Christmas] (1965). Sus películas fueron galardonadas con dos premios Emmy adicionales, tres premios de la Sociedad Nacional de Dibujantes [National Cartoonist Society], un premio Clio y 150 premios por comerciales.
‘La navidad de Charlie Brown’, que Meléndez y su socio Lee Mendelson produjeron para CBS, establecieron el formato de especiales de dibujos animados de media hora. Así empezó una de las franquicias más populares de la historia del cine de animación.
La animación de los sencillos dibujos de Schulz planteaba problemas. "Charlie Brown tiene una enorme cabeza, un cuerpo pequeño y pies chicos", dijo Meléndez en una entrevista de 2000 para el Times."Normalmente un humano da un paso cada dieciséis imágenes -casi dos tercios de un segundo. Pero los personajes de Sparky [Schulz] a esa velocidad se verían como flotando. Después de varios experimentos, los tuve que hacer dar un paso cada seis imágenes, un cuarto de un segundo... Era el único modo de que funcionara".
‘La navidad de Charlie Brown’ ganó un Emmy y un Peabody; desde entonces CBS la ha retransmitido todas las vacaciones. Rompiendo con la tradición, los directores introdujeron una partitura de jazz del compositor Vince Guaraldi y niños de verdad para hacer las voces de los personajes, en lugar de actores adultos imitando a niños.
Meléndez se encargaba de las risas, sollozos y aullidos de Snoopy. Schulz insistía en que como perro, Snoopy no podía hablar. Meléndez experimentó haciendo sonidos que sugerían una voz y los aceleró en la cinta, asumiendo que un actor profesional haría las grabaciones finales. Pero se les acabó el tiempo y Meléndez terminó siendo la voz de Snoopy durante los siguientes 63 especiales de media hora, cinco especiales de una hora, el programa de televisión del sábado por la mañana y cuatro largometrajes. En sus últimos años, Meléndez se reía nerviosamente por el hecho de que recibiera regalías por sus actuaciones vocales.
En 1969, con Mendelson y Schulz, Meléndez llevó los personajes de ‘Carlitos’ [Peanuts] a la gran pantalla con ‘Un niño llamado Charlie Brown’ [A Boy Named Charlie Brown]. La revista Time informó que "cuando ‘Un niño llamado Charlie Brown’ se aferra a un niño llamado Charlie Brown, se convierte en una buena acción en un mundo travieso, brillante, pacífico y equipado con una moral animada, del modo que Snoopy está equipado con un rabo".
Le siguieron tres secuelas: ‘Vuelve a casa, Snoopy’ [Snoopy, Come Home] (1972), ‘Corre por tu vida’ [Race for Your Life, Charlie Brown] (1977) y ‘Buen viaje, Charlie Brown (¡y no vuelvas!)’ [Bon Voyage, Charlie Brown (and Don’t Come Back!!)]’ (1980).
"Bill Meléndez entregó su calidez, encanto y franqueza a los personajes de Charles Schulz y les dio vida", dijo el miércoles el historiador del cine de animación y director John Canemaker.
Meléndez también supervisó los primeros especiales basados en las tiras cómicas ‘El gato Garfield’ [Garfield] (1982) y ‘Cathy’ (1987), dos adaptaciones de los libros de ‘Babar’ y una versión animada de ‘Las crónicas de Narnia: el león, la bruja y el armario’ [The Lion, the Witch and the Wardrobe] (1979), de C.S. Lewis. Mediante la sucursal londinense de su compañía, dirigió ‘Dick Deadeye, or Duty Done’ (1975), fragmentos rescritos de las operetas de Gilbert y Sullivan con dibujos del dibujante Ronald Searle.

Nacido en Sonora, México, el 15 de noviembre de 1916, Meléndez se mudó con su familia a Arizona en 1928, y luego a Los Angeles, donde asistió al Chouinard Art Institute. Fue uno de los pocos latinos que trabajó en animación al empezar su carrera en los Estudios Walt Disney en 1939, contribuyendo a los largometrajes ‘Pinocho’ [Pinocchio], ‘Fantasía’, ‘Bambi’ y ‘Dumbo’, así como para cortometrajes de El Ratón Mickey y El Pato Donald.
Meléndez participó activamente en la encarnizada huelga que condujo a la sindicalización de los artistas de Disney en 1941, después de la cual se pasó a Schlesinger Cartoons, donde animó al Conejo de la Suerte, al Paco Lucas, a Porky  y otros personajes clásicos de Warner Bros.
En 1948 Meléndez se unió a United Productions of America. Estaba encantado con el innovador tratamiento de la animación de la compañía.    "La animación que estábamos haciendo no era limitada, sino estilizada", recordó en una entrevista de 1986. "Cuando analizas los cortos de Chaplin, te das cuenta de que la gente no se mueve de ese modo: él estilizaba sus movimientos. Nosotros estábamos haciendo lo mismo en la animación. Íbamos a animar el trabajo de Cobean, Steinberg -a todos los grandes dibujantes de la época- y hacerlos mover según se veía en los dibujos".
Después de animar numerosos cortos de la UPA, entre ellos ‘Gerald McBoing-Boing’ (1951), Meléndez trabajo como director y productor de más de mil comerciales para la UPA, Playhouse Pictures y John Sutherland Productions. En 1959 dirigió la primera animación de personajes de ‘Carlitos’ para una serie de comerciales de publicidad del Ford Falcon.
"Lo que hacía divertido trabajar en comerciales era el rápido movimiento de ideas", dijo Meléndez. "Esa velocidad era refrescante".
Le sobreviven su esposa durante 68 años, Helen; dos hijos -Steven Meléndez y el contraalmirante en retiro Rodrigo Meléndez; seis nietos; y once biznietos.

news.obits@latimes.com

3 de octubre de 2008
4 de septiembre de 2008
©los angeles times 
[viene demQh]

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres