Blogia
pan y cine y el santo

La Invasión Alienígena


[Kenneth Turan] Un clásico del horror vuelve a ser duplicado, pero el resultado no es clonado: Con grandes talentos, es una película elegante e inteligente.
"¡Ayuda!", grita la joven. "¡Están llegando, están entre nosotros!" En la pantalla, nadie le presta atención, pero nosotros sabemos qué significa.
Correcto, los secuestradores de cuerpos están merodeando nuevamente. ‘La invasión', con el exclusivo dúo de Nicole Kidman y Daniel Craig, es el tercer remake de lo que fue originalmente una humilde película B, ‘La invasión de los ladrones de cuerpos' [Invasion of the Body Snatchers]. Todavía fríamente espeluznante y sorprendentemente desconcertante, pese a los ocasionales tropezones y rumores de una producción difícil, la nueva película ilustra el por qué y cómo puede el poder de la historia original perdurar más de medio siglo desde su creación.
La esencia de la historia sigue siendo la imaginada por el adepto a la ciencia ficción Jack Finney, el guionista Daniel Mainwaring, y el importante director Don Siegel. Misteriosas entidades del espacio exterior -repollos en el original-, intentan apoderarse del planeta creando réplicas zombis de todo el mundo y de su hermano. Poco a poco la gente se va dando cuenta e intentan contra toda esperanza, salvar a la asediada especie humana.
‘La invasión' ha sido puesta al día con personajes que se envían mensajes de texto y referencias a Iraq, Darfur y Hugo Chávez de Venezuela. Más al punto, sigue siendo fascinante cómo la historia, sin esfuerzo alguno, escrita aquí por David Kajganich para el director alemán Oliver Hirschbiegel, logra compenetrarse con lo que sea que inquiete al zeitgeist, que en este caso incluye preocuparse de las pandemias globales y el poder excesivo de gobiernos asilvestrados.
Finalmente, el éxito de ‘La invasión' se reduce a la clara ejecución (la última película de Hirschbiegel fue la épica sobre Hitler in extremis ‘El hundimiento' [Downfall]) del familiar, aunque todavía inquietante concepto. Como le dice una esposa (Veronica Cartwright, una veterana de la versión filmada por Phil Kaufman en 1978), "esto va a sonar tan tonto y loco o ambas cosas, pero mi marido no es mi marido".
Dado que casi todo el mundo que va a ver ‘La invasión' conoce la trama, la película toma la astuta decisión de empezar adelantándonos hacia el emocionante medio de la película, cuando la heroína Carol Bennell (Kidman) está saqueando una farmacia a la búsqueda de pastillas que la mantengan despierta. Porque es cuando duermes que ocurren las transformaciones de humano a extraterrestre, y eso hay que evitarlo a cualquier precio.
La trama propiamente empieza con el misterioso accidente de un transbordador espacial, con restos contaminados por un implacable enemigo que hace que un científico observe, con más pasión que gramática: "Una cosa es segura, y es que no es de por aquí".
Pero increíblemente diligente, el organismo infecta de inmediato a Tucker Kaufman (Jeremy Northam), un funcionario de alto rango de los Centros de Control de Enfermedades que es también el alejado ex marido de Carol Bennell. Tienen un hijo llamado Oliver (el simpático Jackson Bond en su primera película), al que Carol se dedica por completo y que la hace reluctante a entregárselo a Tucker por unos días cuando su ex se aparece misteriosamente y exige derechos de visita.
Debido a que era la psiquiatra que había oído la confesión de la apesadumbrada esposa, Carol siente que en este mundo hay algunas cosas que no son correctas. Confía en su atractivo amigo íntimo, un doctor llamado Ben Driscoll (Craig), que a su vez habla con un científico llamado Stephen Galeano (Jeffrey Wright) y mientras el trío poco a poco entiende lo que está pasando, eso no los ayuda necesariamente a detener la invasión alienígena o rescatar a Oliver de su siniestro papá.
Inevitablemente, esta ‘Invasión' hace algunas cosas de otro modo que su predecesora. Hay aquí, si la memoria no me falla, mayor enfoque narrativo que en las versiones previas sobre la necesidad de estar despiertos, y también existe un maravilloso discurso contra-intuitivo de un personaje hablando convincentemente sobre lo glorioso que es que tu mente y tu cuerpo sean ocupados por alienígenas.
Y aunque hay partes de la película que sufren sea de falta de originalidad o de excesiva improbabilidad, ‘La invasión' es una historia entretenida, con una efectiva partitura de John Ottman que transmite el angustiante terror de tener que huir de ejércitos de crueles zombis que te persiguen implacablemente, como Sherlock Holmes tras la pista de un perro de caza gigante.
‘La invasión' cuenta con actores del calibre de Kidman y Craig en los roles protagonistas. Los dos actores colocan sus considerables talentos al servicio de dar credibilidad a una premisa barata que ha mantenido a la gente despierta en la noche durante más de cincuenta años y promete seguir haciéndolo en el futuro.

kenneth.turan@latimes.com27 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
©los angeles times
[viene de mQh]


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres