Blogia
pan y cine y el santo

Murió Pierre Schoendoerffer


Director de cine francés.


[Douglas Martin] Murió el miércoles en un hospital cerca de París el célebre director de cine y novelista francés cuya experiencia como prisionero de guerra durante la Guerra de Indochina nutrió su búsqueda cinematográfica de la significación, e incluso belleza, con las dificultades de aquellos que luchaban. Tenía 83 años.
Su familia anunció su muerte, pero no indicó la causa.
Entre los muchos galardones de Schoendoerffer se encuentran un Oscar y un importante premio en el Festival de Cine de Cannes. Sus novelas también fueron aclamadas, ganando una de ellas el Gran Premio de Novela de la Academia Francesa en 1976 por ‘El cangrejo tambor’ [Le crabe-tambour; The Drummer Crab; El tamborilero], que adaptó para el cine al año siguiente.
En una declaración, el presidente francés Nicolás Sarkozy definió a Schoendoerffer como una “leyenda” del cine francés.
Schoendoerffer era un romántico empedernido y a veces los críticos cuestionaron la fotografía de sus películas por encontrarla demasiado exuberante –alguien la llamó “preciosa”- para conllevar la tristeza esencial de la guerra. Abandonó los estudios en la secundaria y se dedicó a viajar como marinero en un buque mercante sueco para ver si realmente el planeta era redondo, según explicó. De joven se inspiró en las novelas de Joseph Conrad, Herman Melville y Robert Louis Stevenson y adquirió una pasión por las películas americanas de acción.
Pese a que había cumplido con sus obligaciones militares, se ofreció voluntariamente como camarógrafo del ejército francés cuando Francia luchaba por mantener a Vietnam como colonia. Después de tres años y miles de metros de metraje, fue herido en combate e internado en un hospital de Saigón.
Una vez que se recuperó, se las arregló para conseguir permiso para lanzarse en paracaídas sobre Dien Bien Phu, donde una prolongada batalla contra el Vietmin terminaría con la derrota de Francia el 7 de mayo de 1954. Fue capturado, amenazado con ser ejecutado y luego obligado a caminar durante cientos de kilómetros en dirección a un campo de prisioneros, donde pasó cuatro meses. Resistió, dijo, por las palabras de su madre: Disfrutaba mucho de la vida como para morir, le dijo.
La Guerra de Indochina se convirtió en una ventaja para las películas de Schoendoerffer. “La tierra de Indochina todavía se aferra a mi alma”, dijo en 1994, “del mismo modo que el lodo de las trincheras se pegaba a mis botas”.
Su primera película sobre la guerra, ‘El pelotón 317’ [The 317th Platoon] (1965), se basó en su novela del mismo título que gira sobre la historia de un grupo de soldados franceses y sus aliados laosianos avanzando por la selva. Escrita y dirigida por Schoendoerffer y con Jacques Perrin en el rol estelar (que también apareció en muchas películas de Schoendoerffer), ganó el premio al mejor guión en Cannes.
En 1967 se interesó en la guerra estadounidense en Vietnam y en el documental con ‘El pelotón de Anderson’ [The Anderson Platoon], que llevó la crónica de seis semanas en las que estuvo incrustado en una unidad de combate estadounidense. Producido para la televisión francesa, también fue proyectado en CBS. El Guardian de Londres lo elogió “por mostrar las cosas como realmente eran desde la perspectiva de los gruñones”, utilizando el habla militar para referirse a los infantes de marina. Ganó el Oscar al mejor documental.
Su adaptación de su novela ‘El cangrejo tambor’ recibió las reseñas más críticas. Esa película, estrenada con el mismo título en 1977, gira sobre las aventuras náuticas de su misterioso personaje central, un rubio y guapo alsaciano llamado Willsdorff (Perrin), que pasó tres años en un campo de prisioneros vietnamita. Esa película empieza después de la caída de Dien Bien Phu en una lancha en el río Mekong con Willsdorff, mimando a un enorme gato negro con ojos amarillos.
Vincent Canby, en el New York Times, saludó la película como “una de las películas de aventuras más bellas que ha aparecido en años”, definiéndola como “una construcción de mitos de la especie más estimulante” en el espíritu de ‘Lord Jim’, de Conrad.
Quince años más tarde, en su magnífica ‘Dien Bien Phu’, Schoendoerffer recreó la última posición de Francia en Indochina mediante la historia de un corresponsal estadounidense empantanado en una batalla. La película fue rodada en una zona militar vietnamita con la ayuda de personal militar y equipos vietnamitas y franceses. Schoendoerffer rechazó la idea de rodar en el mismo campo de batalla, definiéndolo como “sagrado” y diciendo no quería destruir de nuevo sus arrozales.
La película de Schoendoerffer de 2003, ‘Por encima de las nubes’ [Above the Clouds], una policial basada en su novela ‘Up There’, gira nuevamente sobre la guerra e integra metraje actual siguiendo a una joven periodista francesa que investiga la desaparición de un cineasta en Tailandia.
A Schoendoerffer, que nació el 5 de mayo de 1928, en Chamalières, en el centro de Francia, le sobreviven su esposa, Patricia; sus hijos Frederic y Ludovic; y su hija Amélie Schoendoerffer. Fue vicepresidente de la Academia de Bellas Artes, una sociedad académica.
De vez en vez se apartaba de Vietnam. En 1982 hizo ‘El honor del capitán’ [A Captain’s Honor], en la que un historiador acusa públicamente a un capitán muerto de haber sido un torturador en la Guerra de Argelia para obtener su independencia de Francia, de 1954 a 1962.
Algunos críticos consideraron la película como una visión de extrema derecha de la guerra. Pero Schoendoerffer, que fue periodista y fotógrafo en Argelia, respondió que la película describía con precisión las ambigüedades de la guerra, y negó tener motivos políticos.
“No soy un hombre fácil”, dijo en una entrevista con el International Herald Tribune en 2004. “Pero soy fuerte y camino con la cabeza en alto porque soy un sobreviviente”.
14 de abril de 2012
14 de marzo de 2012
©new york times
cc traducción c. lísperguer

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres