Blogia
pan y cine y el santo

Murió Zina Bethune


Bailarina, coreógrafa y actriz. Zina Bethune, amante de los animales, fue arrollada por dos coches y murió cuando se bajó de su vehículo para ayudar a una zarigüeya que yacía herida en la calle.


[Dennis McLellan y Victoria Kim] No sorprende a los que la conocían, que la bailarina, actriz y coreógrafa Zina Bethune detuviera el coche para ayudar a un animal herido. Tenía 66 años.

 

Bethune, ex  solista del New York City Ballet y fundadora de una compañía multimedia de danza y teatro, fue atropellada por dos vehículos y murió poco después de medianoche después de que, aparentemente, parara para ayudar a un animal herido en la Forest Lawn Drive en Los Ángeles.
“Zina era conocida porque se preocupaba por todos los animales, desde pájaros que se caían de sus nidos hasta serpientes que había que reasentar. Ella era así”, dijo el lunes Mary Ávila, directora ejecutiva del Teatro Bethune.
“Si veía que el animal se estaba moviendo y pensaba que estaba sufriendo, yo sé que pararía”, dijo su amiga de toda la vida, Paula Woodley.
La policía cree que Bethune paró el coche a un lado de la calle para examinar al pequeño animal, que fue más tarde identificado como una zarigüeya muerta.
Bethune dejó el motor encendido y bajó del coche, y fue entonces impactada por un coche que iba en la dirección opuesta, informó el sargento Jeffrey Siggers de la División Central de Tráfico del Departamento de Policía de Los Ángeles.
El impacto la lanzó al otro lado de la calle, donde fue arrollada por un segundo vehículo y arrastrada por ciento ochenta metros, dijo Siggers. Bethune, cuyo nombre de casada era Feeley, sufrió severas lesiones en el cráneo y fue  declarada muerta en el sitio. La policía está investigando el accidente.
Bethune era directora artística y coreógrafa de lo que hoy es el Teatro Bethune, una organización sin fines de lucro que fundó en Los Ángeles en 1980. Conocida previamente como Bethune Theatredanse, la compañía ha hecho giras internacionales y actuado en la Casa Blanca.
Bethune también fundó Infinite Dremas, un programa de extensión de danza y actuación participativas para niños con discapacidades que se realiza en escuelas y centros comunitarios en California del Sur y que ha tenido más de ocho mil participantes.
Inició Infinite Dreams inspirada en sus propias experiencias con discapacidades, incluyendo escoliosis, linfedema y caderas displásicas.
“Zina me dijo una vez que se dio cuenta de que cuando bailaba no le dolía, y pensaba que los niños con discapacidades debían tener la misma oportunidad”, dijo Wooley, de la junta de directores del Teatro Bethune e Infinite Dreams.
“El reto”, dijo Bethune al Times en 1999, “es dejar que la creatividad y musicalidad de los niños los lleve más allá de donde hayan estado alguna vez, dejar que se muevan como ellos puedan moverse, y es ahí donde se echan a volar”.
Infinite Dreams ha sido mencionada como una organización ejemplar por la National Endowment for the Arts y ha sido recomendada por los presidentes Reagan, George H.W. Bush y Clinton.

Bethune nació en Nueva York el 17 de febrero de 1945.
“Cuando nací todo decía que no podría llegar a ser bailarina”, dijo al Times en 1985. “Todos los cirujanos que vieron mis rayos equis, me dijeron que no podía bailar. Pero yo tenía toda mi vida por delante. Algunos médicos me dijeron que si no hubiera bailado, me habría tullido”.
Empezó su educación formal en ballet a los seis años en la Escuela Americana de Ballet George Balanchine en Nueva York. Más tarde fue la joven actriz principal, Clara, en una producción televisada de la versión de Ballanchine de ‘El príncipe cascanueces’ [The Nutcracker; El príncipe encantado].
Además de bailar para el New York City Ballet, Bethune actuó como artista invitada en varias compañías de danza internacionales.
Mientras bailaba, también empezó su carrera actoral, llegando a aparecer en la comedia musical de Broadway en 1956, ‘The Most Happy Fella’, cuando tenía once años.
Fue una de las estrellas de la serie de televisión ‘Las enfermeras’ [The Nurses] (más tarde retitulada ‘Doctores y enfermeras’ [The Doctors and the Nurses]), de 1962 a 1965; apareció con Harvey Keitel en la película de Martin Scorsese, ‘Quién llama a mi puerta’ [Who’s That Knocking at My Door], de 1968; fue una actriz habitual de la serie ‘Love of Life’; y recibió un papel en la producción de ‘Grand Hotel’ en Broadway, 1989-92.
Le sobrevive su marido Sean Feeley; y su madre, Ivy.
25 de febrero de 2012
14 de febrero de 2012
©los angeles times
cc traducción c. lísperguer

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Marcelino -

Su buena acción tendrá recompensa en el recuerdo de todos los ue la respetamos. Descanse en paz.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres