Blogia
pan y cine y el santo

Murió Peter Yates


Director de ‘Bullitt’.
[Dennis McLellan] Murió Peter Yates, director de cine británico conocido por ‘El relevo’ [Breaking Away], ‘La sombra del actor’ [The Dresser] y ‘Bullitt’, la película de 1968 con Steve McQueen cuya histórica secuencia de persecución en coche por las accidentadas calles de San Francisco fue un momento crucial de su carrera como actor y director. Tenía 81 años.
Yates falleció el domingo en Londres, informó en una declaración su agente Judy Daish, según la Associated Press.
En una carrera que empezó con el musical pop ‘Vacaciones de verano’ [Summer Holiday], de Cliff Richard, de 1963, Yates dirigió más de dos docenas de películas, incluyendo ‘La guerra de Murphy [Murphy’s War], ‘Un diamante al rojo vivo’ [The Hot Rock], ‘Los amigos de la muerte’ [The Friends of Eddie Coyle; El confidente], ‘¿Qué pasa, Bárbara?’ [For Pete’s Sake], ‘Abismo’ [The Deep], ‘El Madre, la Melones y el Ruedas’ [Mother Jugs & Speed] y ‘El ojo mentiroso’ [Eyewitness].
Como director, Yates fue dos veces nominado a un Oscar -por ‘El relevo’, una liviana historia sobre el fin de la adolescencia ambientada en Indiana; y por ‘La sombra del actor’, una historia de 1983 ambientada en Inglaterra en tiempos de guerra, con Albert Finney como actor y director tratando de mantener a flote su compañía y Tom Courtney como su dedicado ayudante.
Yates fue también el productor de ‘El relevo’ y uno de los productores de ‘La sombra del actor’, siendo nominado por las dos a un Oscar a la mejor película.
Sólo había dirigido tres películas antes de debutar en el cine estadounidense con ‘Bullit’, cuyo reparto incluía a Robert Vaughn y Jacqueline Bisset.
Una persecución en coche en ‘El gran robo’ [Robbery], la realista película policial de Yates de 1967, basada en el Gran Robo del Tren de 1963, había llamado la atención de McQueen, cuya compañía produjo ‘Bullitt’.
Durante el rodaje de ‘Bullitt’, McQueen estuvo más que dispuesto a coger el volante del Mustang policial verde oscuro de su personaje detective para la secuencia de persecución con los malos en un Dodge Charger.
En una entrevista con la Associated Press en 1992, Yates recordó a McQueen como "muy macho", lo que quedó abundantemente claro durante la dirección de la primera parte de la persecución.
"Yo estaba en el asiento trasero del Mustang y Steve iba a cerca de 190 kilómetros por hora", contó Yates. "Llegamos al último tramo cuesta abajo y luego subimos a la cima del cerro y Steve iba bastante rápido. Le toqué el hombro y le dije: ‘Ahora podemos disminuir la velocidad, nos estamos quedando sin película’. Steve, muy tranquilo, me dijo: ‘No podemos. No tenemos frenos’.
El Mustang, de acuerdo a la versión de la AP, continuó corriendo cuesta abajo, pasó junto al personal y entró a la carretera antes de que McQueen lo dirigiera hacia un terraplén para disminuir la velocidad.
"Si hubiese sido otro, no lo habríamos logrado", dijo Yates. "Steve era un gran conductor".
Después de ‘Bullit’, Yates dirigió el romance ‘John y Mary’ [John and Mary], de 1969, con Dustin Hoffman y Mia Farrow en los papeles pricipales.
"Después de ‘Bullit’, yo estaba decidido a no hacer otra película de acción", contó al Times en 2000. "Eso puede haber sido un error, pero mi teoría era que, quizás egoístamente, es más interesante trabajar en diferentes géneros.
"Si eres sólo un tipo de director, la gente se cansará de ti. Pero si haces películas diferentes todo el tiempo, quizás te juzguen por tu talento".
Yates, que dijo una vez que cuando venía a Los Angeles se sentía "como un colono del té en un enclave colonial", fue descrito como un hombre de voz suave práctico, modesto y profesoral.
"Peter Yates era un hombre muy culto y muy civilizado, lo que ciertamente contribuyó a su aporte cinematográfico", dijo el lunes en una declaración Jacqueline Bisset, que trabajó en ‘Abismo’ y ‘Bullit’. "Era valiente. En ‘Abismo’ y ‘Bullit’ fue incluso intrépido. Aprecio la larga amistad que he tenido con Peter y su esposa Virginia".
Junto a la clásica secuencia de persecución en ‘Bullit’, la aparición de Bisset zambulléndose en una camiseta blanca pegada al cuerpo en ‘Abismo’ es otro icónico momento en la filmografía de Yates.
Yates se rió cuando el Independent de Londres le preguntó en 1997 si le molestaba que su carrera se pudiera reducir a esos hechos tan precisos.
"Mi hijo que acusaba exactamente de lo mismo", dijo. "Me dijo hace poco que yo había contribuido dos cosas a la cultura americana: la persecución en coche y la camiseta mojada".
Pero, dijo, "es mejor contribuir con algo que no contribuir en absoluto".

Nacido en Aldershot, Hampshire, Inglaterra el 24 de julio de 1929, estudió en la Real Academia de las Artes Dramáticas y empezó su carrera como actor. Se dice que pasó varias temporadas sobreviviendo como chofer de coches de carrera y como manager de otros conductores.
Después de trabajar como editor de doblaje de películas extranjeras, Yates fue nombrado asistente de director a fines de los cincuenta, cuando trabajó en ‘Los cañones de Navarone’ [The Guns of Navarone], de J. Lee Thompson, y ‘El animador’ [The Entertainer] y ‘Un sabor a miel’ [A Taste of Honey], de Tony Richardson.
Yates también dirigió episodios de las series de televisión ‘El Santo’ [The Saint] y ‘El agente 00’ [Secret Agent] en los años sesenta.
‘Fantasmas a escena’, una fantasía romántica de 1999, fue su último largometraje dramático como director; sus últimos rodajes -‘Don Quijote’ [Don Quixote] (2000) y ‘A Separate Place’ (2004)- fueron películas para la televisión.
Le sobreviven su esposa, Virginia Pope; un hijo y una hija.
17 de enero de 2011
11 de enero de 2011
©los angeles times
cc traducción mQh

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres