Blogia
pan y cine y el santo

Murió Hideko Takamine


Una de las actrices de cine más importantes de Japón.
[Dennis McLellan] Murió Hideko Takamine, una niña estrella de Japón en los años treinta que se convirtió en una de las principales actrices de cine durante la época de la Segunda Guerra Mundial, representando a toda una gama de mujeres contemporáneas que capturaron el tenor de los tiempos. Tenía 86 años.
Takamine, que murió de un cáncer al pulmón, hizo su debut en la pantalla a los cinco en la exitosa película muda ‘Mother’, de 1929, y se dice que actuó en más de trescientas películas en una carrera que terminó cuando se retiró en 1979.
"Hideko Takamine era una de las más queridas y logradas estrellas del cine japonés", dijo Kevin Thomas, ex redactor de Times que reseñó películas japonesas entre 1962 y 1985. "Era guapa, y poseía un tremendo rango y versatilidad".
Después de empezar como una "especie de respuesta japonesa a Shirley Temple", dijo Thomas, "emergió como una de las grandes actrices japonesas del periodo de posguerra, que fue un periodo tremendo para el cine japonés".
Tras la guerra, dijo Thomas, "hubo un renacimiento del cine japonés. Las películas podían girar sobre la guerra y distribuir culpas, el impacto de la ocupación, la creciente emancipación de la mujer, todo ese tipo de cosas. Había una estupenda fermentación, y fue un periodo realmente creativo".
Y para muchos japoneses, escribió Phyllis Birnbaum en su perfil de Takamine en el New Yorker, "formaba tanto parte del Japón de posguerra como la leche en polvo de raro sabor que distribuían los militares estadounidenses".
"Muchas de las heroínas de Takamine eran mujeres corrientes que habían crecido después de la guerra", dijo a Birnbaum el historiador de cine Donald Richie. "Como muchas japonesas de entonces, querían más de la vida, pero no lo lograron".
"Las mujeres descubrieron que la guerra podía haber terminado, pero ellas no estaban mejor. Todavía se sentían infelices. Así que el tipo de papeles de Takamine se correspondían con el espíritu de la época, quizás había hecho el espíritu de la época".
Takamine, que dejó los estudios cinematográficos en 1950 para trabajar independientemente, rodó muchas de sus películas más notables con directores como Mikio Naruse y Keisuke Kinoshita.
Fue una striptisera en la película satírica de Kinoshita, ‘Carmen vuelve a casa’ [Carmen Comes Home], de 1951, el primer largometraje japonés en color; y una maestra en la película de Kinoshita contra la guerra, ‘Veinticuatro ojos’ [Twenty-four Eyes].
También representó memorablemente el papel que el crítico de cine Michael Wilmington describió una vez como el de "una mujer enamorada obsesivamente de un hombre sin valor" en la aclamada película de Naruse, ‘Nubes flotyantes’ [Floating Clouds], de 1955, y una camarera viuda en la película de Naruse, ‘Cuando una mujer sube la escalera’ [When a Woman Ascends the Stairs] (1960).
"Ambos directores son conocidos por sus descripciones de las mujeres, aunque sus estilos son completamente diferentes", dijo Takamine al diaro Straits Times en 1994. "Durante más de diez años, pasé de uno al otro, como una pelota de pingpong.
"Aunque diferentes en estilo, compartían una aversión común a las cosas no naturales. Yo trataba de ser tan natural como las mujeres que vemos en las noticias, pero agregando un poco de dramatismo para que pareciera todavía más real".
En 1955, el año en que Takamine se convirtió en la estrella más taquillera de Japón, se casó con el director y guionista Zenzo Matsuyama, que la sobrevive y con la que rodó varias películas.
Cuando se casaron, Takamine dijo a la prensa que quería "crear un nuevo estilo de esposa con trabajo".

Takamine nació el 27 de marzo de 1924 en Hakodate, en la isla de Hokkaido.
Su madre murió cuando tenía cuatro años y su padre la puso bajo los cuidados de su hermana en Tokio. Un año después, con su tía haciendo las veces de madre, Takamine entraba al mundo del cine. Se calcula que, de niña, apareció en cien películas, incluyendo sus papeles como niño.
"No había leyes contra el trabajo infantil, y yo era el sostén de mi familia", contó sobre sus días como niña estrella en una entrevista con el New York Times de 1983.
A diferencia de otras niñas estrellas, Takamine hizo una exitosa transición hacia su adolescencia.
Durante la Segunda Guerra Mundial recorrió los campamentos del ejército japonés cantando para las tropas. Inmediatamente después de la guerra, cantó para las tropas de ocupación estadounidenses en un teatro en Tokio.
"Yo cantaba canciones norteamericanas como ‘You Are My Sunshine’", dijo en la entrevista de 1983. "No tuve tiempo para pensar si me gustaba o no. Era trabajo.  Y, entre bastidores, me llegaban flores y chocolates y cupones de racionamiento, así que sobreviví gracias a los americanos".
Takamine se retiró después de que Kinoshita dirigiera ‘Hijo mío, hijo mío’ [Oh My Son!] en 1979.
Interrogada en la entrevista de 1983 sobre si lamentaba algo de su carrera, la franca Takamine dijo: "La odio todos los días. La he odiado durante cincuenta años, pero he continuado llevada por una especie de orgullo profesional".
Takamine, que no tuvo una educación digna de mencionar y de la que se dice que aprendió a leer ella misma, escribió varios libros, entre ellos ‘My Professional Diary’, una autobiografía de dos tomos publicada en 1976.
6 de enero de 2011
5 de enero de 2011
©los angeles times
cc traducción mQh

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres