Blogia
pan y cine y el santo

Murió Gary Coleman


Niño estrella de la comedia para televisión ‘Blanco y negro’.
[Dennis McLellan] Murió el viernes Gary Coleman, que ascendió a la fama a fines de los años setenta como el niño estrella de la comedia para televisión ‘Blanco y negro’ [Diff’rent  Strokes; Arnold] y cuya vida después de las series de televisión incluyó un periodo como guardia de seguridad de un centro comercial y una improbable candidatura a la gobernación de California. Tenía 42 años.
El pequeño Coleman, cuya estatura adulta era de 1 metro 46, murió en el Utah Valley Regional Medical Center en Provo después de sufrir una hemorragia cerebral antes esta semana, de acuerdo a una declaración de la portavoz del hospital, Janet Frank.
Vecino de Santaquin, Utah, Coleman fue hospitalizado el miércoles y perdió la conciencia al día siguiente. Fue desconectado de asistencia vital el viernes, informó el hospital.
Nacido con una deficiencia genética, para los catorce Coleman había sufrido dos trasplantes de riñón y su crecimiento quedó atrofiado permanentemente por los efectos secundarios de las medicaciones para la diálisis.
Era un alumno precoz y con mofletes de la escuela primaria en Zion, Illinois, cuando un scout del productor de televisión Norman Lear lo detectó en un banco de Chicago.
El seguro de sí mismo, talentoso y brillante Coleman tenía diez cuando ‘Blanco y negro’ estrenó en el NBC en 1978.
Como el amoroso y directo niño de ocho, Arnold Jackson fue el centro de las series sobre los dos hijos de una ama de llaves negra en Harlem cuyo patrón blanco, un adinerado viudo, los lleva a vivir con él a su penthouse en Park Avenue después de su muerte y más tarde los adopta.
El reparto de la comedia, que terminó su octava temporada en 1986, después de trasladarse al ABC, incluía a Conrad Bain como el adinerado Philip Drummond; Todd Bridges como el hermano mayor de Arnold, Willis; Dana Plato como la hija de Drummond, Kimberly; y Charlotte Rae como la nueva gobernanta de Drummond,  Mrs. Garrett.
"Su carta fuerte depende fundamentalmente de Gary, un Poppy Fresco [Pillsbury Doughboy] diminuto y adorable, con cabeza de alfiletero", escribió en 1979 Howard Rosenberg en el Times. "De 22 kilos y de alto hasta la hebilla del cinturón, es suficientemente pequeño como para ser adorno de árbol de Navidad. Pero de su boca salen palabras... bueno, tienes que estar ahí para saberlo".
En un artículo de TV Guide de 1979 titulado ‘Small Wonder’, Coleman fue descrito como teniendo la "presencia cómica" de Jack Benny, Groucho Marx y Richard Pryor.
"Cuando sube al escenario, algo pasa, y puedes sentirlo", dijo Lear a TV Guide. "Eso se llama presencia, y es rara. Muchos actores importantes no la tienen, incluso algunas estrellas. Gary sí lo tiene".
Coleman se transformó pronto en un ícono de la cultura pop, cuya recurrente frase: "Whatchoo talkin’ ’bout, Willis?" [¿De qué hablas, Willis?] se convirtió en un eslogan nacional.
Elogiado por leyendas de la comedia como Bob Hope y Lucille Ball, Coleman era muy solicitado para programas de entrevistas en televisión.
En la cúspide de sus exitosas series de televisión, se dice que Coleman llegó a ganar 64 mil dólares por semana y que ahorró dieciocho millones de dólares durante sus días de apogeo en la televisión.
Esos ahorros incluían ingresos de películas como ‘On the Right Track’ y ‘Jimmy the Kid’ y películas para la televisión como ‘Inteligencia suprema’ [The Kid With the Broken Halo] y ‘The Kid With the 200 I.Q’ -así como de la serie animada ‘The Gary Coleman Show’.

Nacido el 8 de febrero de 1968, Coleman era el hijo adoptivo de W.G. ‘Willie’ y Edmonia Sue Coleman, quienes, de acuerdo a un artículo en el Times de 1990, lo llevaron a casa después de recogerlo en un hospital de Chicago cuando tenía cuatro días.
No fue sino dieciocho meses después, informó el Times, que los Coleman fueron informados de que Gary había nacido con un riñón atrofiado y que el otro dejaría de funcionar pronto.
En 1989, Coleman demandó a sus padres y su ex gerente comercial, Anita DeThomas, por robarle más de un millón de dólares. Los Coleman y DeThomas lo demandaron a su vez por difamación y rompimiento de contrato.
La batalla legal terminó en 1993 cuando, informó Variety, un juez de la Corte Superior de Santa Mónica atribuyó a Gary Coleman 1.28 millones de dólares y resolvió que sus padres y el gerente se habían beneficiado ilegalmente, lo mismo que sus tutores y gerentes durante cinco años cuando él era menor de edad.
La carrera actoral de Coleman no se comparó en nada con los días de gloria de ‘Blanco y negro’. Tuvo una que otra aparición ocasional, y en general tuvo roles pequeños en películas para el cine y la televisión.
Coleman, que se declaró en bancarrota en 1999, también trabajó como vocero comercial, fue contratado para usar su parecido y voz en un videojuego para adultos y fue administrador de una galería comercial en Marina del Rey, entre otras cosas.
Coleman adulto también tuvo algunos choques con la ley que pusieron su rostro de vuelta en las noticias, incluyendo la acusación a fines de los años noventa de haberle pegado un puñetazo a una cazadora de autógrafos mucho más grande y agresiva, por lo que debió pagar una multa y seguir clases de control de la ira.
En febrero aceptó un convenio en Utah por cargos de violencia intrafamiliar que se derivaban de un incidente el año anterior entre él y su esposa, Shannon Price. Coleman debió pagar una multa de 595 dólares y seguir clases sobre cómo evitar la violencia doméstica.
El perfil de Coleman como "ex niño estrella" alcanzó su punto álgido en 2003, el año en que dio permiso a un semanario alternativo de la Bay Area para que lo nominaran en broma para las elecciones de gobernador en California.
Fue uno de los 135 candidatos de la elección, un colorido campo que incluía a Angelyne, la reina de las carteleras de Los Ángeles, al comediante Gallagher, a Larry Flint, el editor de la revista Hustler y a la estrella porno Mary ‘Mary Carey’ Cook.
Un redactor del New York Times escribió que Coleman "se convirtió en el niño del cartel de circo de California que es la elección para gobernador".
Coleman, informó el Washington Post, "cruzó la línea de creer en su propia legitimidad y burlarse de ella".
"Mi lema", dijo Coleman al Post, "es que soy el tipo menos calificado para el trabajo, pero probablemente lo hago mejor".
Coleman, un independiente que apareció más tarde en CNN para decir que apoyaba al colega actor Arnold Schwarzenegger, recibió 12.683 votos, convirtiéndose en el octavo en la carrera que terminó con la elección de Schwarzenegger.
"Quiero escapar del legado de Arnold Jackson", dijo Coleman al New York Times durante su campaña. "Soy alguien más. Sería bonito si el mundo pensara de mí como algo más".
Le sobreviven su esposa y padres.

13 de junio de 2010
29 de mayo de 2010
©los angeles times
cc traducción mQh

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres