Blogia
pan y cine y el santo

Murió Van Johnson


El vecino de MGM, a los 92. Johnson alcanzó la fama en ‘Dos en el cielo’ y ‘Treinta segundos sobre Tokio’. Sus películas durante la Segunda Guerra Mundial le ganaron una enorme audiencia. Los columnistas lo apodaron ‘El Sinatra Sin Voz’.
[Dennis McLellan] El viernes 12 de diciembre murió Van Johnson, que se convirtió en una fulminante estrella del cine durante la Segunda Guerra Mundial como el vecinitode MGM en películas como ‘Dos en el cielo’ [A Guy Named Joe] y ‘Treinta segundos sobre Tokio’ [Thirty Seconds Over Tokyo] y se convirtió en uno de actores más taquilleros de la época. Tenía 92 años.
Johnson, que trabajó frecuentemente como contraparte de June Allyson y Esther Williams durante su apogeo en MGM, murió de causas naturales en una residencia de ancianos en Nyack, Nueva York, informó Wendy Bleiweiss, una estrecha amiga del actor.
Con su sonrisa amplia, sus cabellos rojos y su cara pecosa, el espigado chico del coro en Broadway personificaba al joven americano, al estilo de MGM.
‘Dos en el cielo’, una fantasía romántica de 1943 con Spencer Tracy como un piloto durante la Segunda Guerra Mundial que muere en combate y vuelve a la tierra como fantasma para ayudar a los pilotos novicios, le proporcionó a Johnson un papel que fue aclamado por los críticos: El de un joven piloto que se enamora de la novia de Tracy (Irene Dunne).
Johnson había firmado un contrato con MGM el año anterior, pero su camino al estrellato casi terminó antes incluso de posar frente a las cámaras en ‘Dos en el cielo’.
Mientras conducía con amigos hacia un estreno en MGM en marzo de 1943, un coche cruzó con luz roja en un cruce en Culver City cerca del estudio y se incrustó en el lado izquierdo del descapotable de Jonhson, volcándolo.
Con el cráneo fracturado, graves lesiones faciales, una arteria rota en su cuello y fragmentos de hueso perforando su cerebro, Johnson fue sometido a varias operaciones. Quedó con la frente feamente cicatrizada y una placa de metal en el lado izquierdo de su cabeza, lo que implicó que lo liberaran del servicio militar.
Pero su accidente casi fatal y tres meses de hospital le proporcionaron una publicidad que ni siquiera MGM habría podido pagar: Las revistas de fans lo devoraron. Y su fama le permitió proseguir su naciente carrera cinematográfica en una época en que muchas estrellas de Hollywood llevaban uniforme.
Por su parte, Johnson participó en la Segunda Guerra Mundial en la pantalla. El departamento de vestuario se encargaba de entregarle los nuevos uniformes de los soldados rasos.
También hizo de militar en otras películas de la época, como ‘Treinta segundos sobre Tokio’ (1944), ‘Two Girls and a Sailor’ (también de 1944, y la primera vez que encabezó el reparto) y ‘Fin de semana en el Waldorf’ (1945).
Hacia el fin de la guerra, bromeaba diciendo: "En la guerra estuve en todas las ramas del ejército, en MGM".
Para fines de 1945 Johnson se había incorporado por primera vez a las filas de los diez actores más taquilleros, ocupando el segundo lugar después de Bing Crosby en el sondeo anual de expositores.
Tan grande era la audiencia de Johnson que los columnistas de Hollywood lo apodaron ‘El Sinatra Sin Voz’.
"Lo llevaba muy bien", dijo Esther Williams al Times en 2003. "Probablemente es el actor más encantador y sociable con el que he trabajado. Si tienes algunas de sus fotos, mira las de ‘Treinta segundos sobre Tokio’. Ahí verás por qué era una estrella tan grande, porque poseía ese maravilloso aspecto de niño, con esas pecas y esa sonrisa. Era tan natural".
June Allyson resumió de este modo el atractivo del actor en la pantalla: "Era muy, muy sencillo", dijo al Times en 2003. "Creo que era el hombre con el que se casaría cualquier chica. Me encantaba trabajar con él. Era encantador, era divertido, y estaba siempre preparado".
Sin embargo, la inmensa popularidad de Johnson fue breve.
En 1946 había caído ligeramente en el índice de los actores más taquilleros -del segundo al tercer lugar-, pero fue la última vez que estuvo en la lista de los primeros diez.
En enero de 1947, Johnson se casó con Eve Wynn, la ex esposa de uno de sus buenos amigos, el actor Keenan Wynn. Johnson se casó con Wynn, madre de dos hijos, en Juárez, México, sólo cuatro horas después de que ella hubiera obtenido un divorcio mexicano. (El matrimonio, del que resultó una hija, Schuyler, terminó en divorcio en 1968).
El matrimonio de Johnson causó un profundo impacto en su base de admiradoras. Una broma que circuló ampliamente en la época decía que cuando las admiradoras de Van Johnson descubrieron que se había casado, se pusieron sus calcetines cortos a media asta.
Y las revistas de fans, que previamente habían publicado encendidos artículos sobre el chico dorado de MGM, insinuaron que el matrimonio con la mujer que había sido la esposa de su mejor amigo dañó la carrera de Johnson.
Aunque su popularidad disminuyó, Johnson siguió trabajando regularmente.
Entre 1947 y 1954, tuvo papeles de protagonista y secundarios en más de dos docenas de películas, entre ellas ‘El estado de la Unión’ [State of the Union], ‘En aquel viejo verano’ [In the Good Old Summertime], ‘Sublime decisión’ [Command Decision], ‘Fuego en la nieve’ [Battleground], ‘Brigadoon’, ‘La última vez que vi París’ [The Last Time I Saw Paris] y ‘El motín del Caine’ [The Caine Mutiny].
En 1954, después de doce años en MGM, se convirtió en un actor independiente.
En el camino, había pasado fines de semana con William Randolph Hearst en su hacienda de San Simeon, compartido chismes con Marlene Dietrich, pintado con Henry Fonda, salido de parranda con Errol Flynn, paseado con Greta Garbo, almorzado con la Duquesa de Windsor y viajado con Winston Churchill en el yate de Aristóteles Onassis.
"Soy el hombre más feliz del mundo", dijo Johnson en una entrevista de 1997. "Se cumplieron todos mis sueños. Estaba en un negocio maravilloso y conocí a personas importantes en todo el mundo".

Nació como Charles Van Dell Johnson el 25 de agosto de 1916 en Newport, Rhode Island. Su padre era un fontanero nacido en Suecia cuyo matrimonio con la madre alcohólica de Johnson terminó cuando ella se marchó de casa para vivir en una casa de huéspedes -cuando Johnson tenía tres años.
Johnson, hijo único, fue criado por su arisco padre y, hasta su muerte cuando tenía doce, por su abuela paterna.
De niño Johnson estudió canto, baile y violín, y se enamoró del mundo del espectáculo. Determinado a encontrar trabajo como cantante o bailarín después de terminar la secundaria en 1934, se marchó a Nueva York al año siguiente.
A mediados de 1936 encontró trabajo en el coro de la revista musical de Broadway, ‘New Faces of 1936’.
Trabajó después de una serie de espectáculos, incluyendo su posición como miembro del coro y como suplente de los tres protagonistas musical de Broadway de 1939-1940, ‘Too Many Girls’, de Rodgers y Hart.
En 1940 debutó en la pantalla grande -pero sin aparecer en los créditos- como chico del coro en la versión de Hollywood de ‘Too Many Girls’. Más tarde el mismo año fue contratado para el nuevo musical de Broadway, de Rodgers y Hart, ‘Pal Joey’, en la que Johnson cantó una canción, bailó en el coro y dijo algunas frases.
A fines de 1941 Johnson firmó un contrato de seis meses con Warner Bros. Pero después de ser el protagonista de una sola película -como periodista novato en la película de bajo presupuesto ‘Murder in the Big House’-, el estudio lo despidió.
Figurándose que estaba acabado en Hollywood, Johnson planeaba volver a Nueva York. Pero cuando sus amigos Lucille Ball y Desi Arnaz se enteraron de que se marchaba, lo invitaron a cenar en el restaurante Chasen a modo de despedida.
El destino quiso que la persona sentada a la mesa de al lado fuera Billy Grady, director de la sección de caza de talentos de MGM, que acababa de contratar a Ball. Ball lo introdujo a Grady, rogándole que retuviera a Johnson en Hollywood.
El resultado fue que Grady invitó al razonablemente juvenil Johnson para hacer una prueba cinematográfica en MGM, que terminó en la firma de un contrato de 350 dólares a la semana.
Durante sus primeros meses en Hollywood, Johnson empezó a lucir lo que se convertiría en su marca personal fuera de la pantalla: los calcetines rojos.
Tres años después de dejar MGM en 1954, la carrera cinematográfica de Johnson empezó a decaer. Entre sus actuaciones posteriores se encuentran ‘Kelly and Me’ (1957), ‘Esposas y amantes’ [Wives and Lovers] (1963), ‘El novio de mi mujer’ [Divorce American Style] (1967], ‘Míos, tuyos, nuestros’ [Yours, Mine and Ours] (1968) y ‘La rosa púrpura de El Cairo’ [La rosa púrpura de El Cairo] (1985).
En 1961, Johnson volvió a las tablas con el papel protagónico en la producción londinense de ‘Vivir de ilusión’ [The Music Man]. En 1962 volvió a Broadway para actuar con Carroll Baker en el drama ‘Come on Strong’.
Durante los años setenta y ochenta actuó en producciones teatrales regionales y cenas-teatro.
Johnson también tuvo ocasionales apariciones como invitado en series de televisión, y obtuvo una nominación a un Emmy por su papel secundario en la miniserie de 1976, ‘Hombre rico, hombre pobre’ [Rich Man, Poor Man].

25 de diciembre de 2008
13 de diciembre de 2008
©los angeles times 
[viene de mQh]

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

UGG Nightfall -

The fire is the test of gold; adversity of strong men.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres