Blogia
pan y cine y el santo

Santo y Blue Demon contra el Dr. Frankenstein


Frankenstein quiere revivir a su esposa muerta hace 80 años y necesita para ello el cerebro superior del Santo.
Una mujer que vuelve de su trabajo a casa es secuestrada por un musculoso negro que camina de manera muy tiesa, como si fuera un robot. La lleva al laboratorio secreto del doctor Irving Frankenstein. Frankenstein y su ayudante Molina tratan de transplantar el cerebro de la mujer a la cabeza de otra, y al revés. Pero la operación fracasa y las dos mueren. Pero en lugar de deshacerse secretamente de los cuerpos, Frankenstein las reanima y las echa a la calle. Las mujeres, todavía con camisones de hospital, las manos envueltas en vendas manchadas de sangre y profundas ojeras negras, vuelven a sus casas: una estrangula a su hermana, la otra mata a su marido (el que, después de denunciar ante la policía la desaparición de su mujer, se fue a casa, se puso el pijama y se acostó a dormir).
Frankenstein, que tiene en realidad 113 años, aunque se ve más joven, está experimentando con transplantes de cerebro para ver si puede revivir a su esposa Sandra, que murió de cáncer cerebral 80 años antes (él conserva el cuerpo en una caja de cristal; aparentemente no se detiene a pensar que su esposa con un cerebro nuevo cambiaría de personalidad). Molina le lleva a dos viejos científicos para que lo ayuden: Frankenstien les da un dosis de suero que restaura su juventud, y ellos acceden a colaborar con él.
El único éxito de Frankenstein es el zombi negro Golem, el que es movido por un artefacto electrónico colocado en su cerebro. Pero Golem, aunque tremendamente fuerte, es torpe y lento. Frankenstein quiere hacerse con el cerebro de Santo para su próximo experimento. Decide secuestrar a Alicia Robles, una joven cuyo padre es un luchador profesional y una amiga íntima del Santo y Blue Demon. Alicia es atrapada cuando sale de su trabajo, y Golen mata a varios agentes de policía que tratan de intervenir.
Santo y Blue Demon son informados del secuestro. El inspector Gutiérrez, de la policía, acoge de buena gana su ayuda; también asigna al caso a dos mujeres detectives, Marta y Carmen. Cuando Frankenstein lee sobre esto, se intranquiliza: "Los policías que usan pantalones no me preocupan, pero las que usan faldas me ponen nerviosos. Nunca he creído en la intuición femenina". Envía a sus secuaces a secuestrar a las mujeres, pero Santo y Blue Demon desbaratan el intento. Sin embargo, Golem lleva y los dos luchadores se dan cuenta (después de observar cómo el zombi tuerce un atizador de chimenea con las manos) de que la discreción es la mejor parte de la valentía y desaparecen por la parte de atrás con las dos mujeres detectives.
Frankenstein envía una nota al Santo: liberará a Alicia si el Santo ocupa su lugar. Santo le da a Blue Demon un reloj de pulsera que contiene un transmisor; ha puesto el transmisor en el reloj en caso de que las cosas se pongan peligrosas. Santo accede a acompañar a los hombres de Frankenstein, pero el doctor loco se niega a liberar a Alicia. Santo es amarrado a una mesa de operaciones para el experimento. Activa el reloj y aparece Blue Demon para liberarlo. Derrotan a los hombres de Frankenstein y liberan a Alicia. Sin embargo, el jefe de los secuaces y Golem, escapan.
Para vengarse, Frankenstein se hace pasar por un promotor (enmascarado) de lucha libre extranjero, con Golem como su luchador (enmascarado también) llamado Mortis. Pelea con el Santo y está estrangulando al enmascarado de plata cuando Blue Demon ve al ayudante de Frankenstein en la audiencia. Obliga al hombre a revelar la trama. Frankenstein ordena a Golem que baje del ring y huyen hacia las pasarelas arriba en la arena. Blue Demon y el Santo los persiguen: Golem y Frankenstein caen a sus muertes. Tras su muerte, el cuerpo de Frankenstein se descompone rápidamente.

Santo y Blue Demon contra el Dr. Frankenstein no es una mala película, aunque no es tan salvaje como pudo ser. Incluso aunque los héroes no aparecen en la película sino pasados diez minutos, las primeras secuencias, en las que las mujeres zombis salen del laboratorio de Frankenstein y se van a sus casas (donde matan a sus parientes), compensan esta omisión por su mero exceso.
Jorge Mondragón, como el empleador de Alicia, el profesor Ruiz, sirve sobre todo como diversión. Denuncia a la policía la desaparición de Alicia, pero no sabe mucho de su vida personal, excepto que piensa que está casada tanto con el Santo como con Blue Demon. Más tarde, dice: "Dijo que su novio era el Santo", pero entonces cambia de parecer y determina: "Dijo que no tenía novio". Cuando se alejan, Blue Demon le pregunta al Santo: "¿De qué manicomio se escapó el profesor Ruiz?"
Aunque Blue Demon tiene como siempre poco que decir, le dan una novia (Angélica Chaín en uno de sus primeros papeles), que aparece en un par de escenas, y en una escena en la comisaría de policía exhibe algo de personalidad. "Si este asesino sádico cae en nuestras manos...", empieza, pero el Santo lo interrumpe y termina la frase: "... lo entregaremos a las autoridades". "Si las circunstancias lo permiten", agrega Blue; "si no..." (y hace un gesto sugerente con el puño).
Jorge Russek se roba la película con frase como esta: "Cuando se pelea a muerte, a veces tienes que matar". El resto del reparto se porta bien, aunque Jorge Casanova (como uno de los viejos científicos que se unen al equipo de Frankenstein) aparece debajo de una peluca demasiado obvia en las escenas en que hace de viejo (en las escenas en que hace de joven, simplemente es él mismo, pero sin peluca ni barba).

1974 Director Miguel M. Delgado Guión Francisco Cavazos, Alfred Salazar Historia Alfredo Salazar Reparto Santo (Santo), Blue Demon (Blue Demon), Sasha Montenegro (Alicia Robles), Jorge Russek (Dr. Irving Frankenstein), Ivonne Govea (Marta), Jorge Mondragón (Prof. Ruiz), Carlos Suárez (henchman), Sonia Aguilar (Carmen), Rubén Aguirre (Dr. Genaro Molina), Jorge Casanova (Dr. Mora), Sebastián Verti, Carlos Nieto (Comandante. Gutiérrez), Octavio Menduet (marido asesinado), Sonia Fuentes, Angélica Chaín (Lilia), Agustín Meza de la Peña, Carlos Bravo y Fernández ‘Carl Hillos' (periodista), Lina Michel (primera víctima, Berta).
Luchadoreswrestlers Ray Mendoza, Enrique Vera, El Ángel, César Valentino, El Gran Marcus; Enrique Llanes (anunciador); referís: Roberto Rangel, José Rojas y Marhala.


22 de diciembre de 2004
©dwilt
©traducción mQh
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Leuzor -

Hola, en la suscripcion que enviaste el correo que consignas no funciona. Indica uno nuevo para enviarte la informacion de suscripcion.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres