Blogia
pan y cine y el santo

Operación 67


Una banda de japoneses falsificadores de dinero se establece en América Central.
Esta es una de las aventuras más ingeniosas del Santo, una película al estilo de James Bond con el Santo y Jorge Rivero como agentes secretos. Como en las películas de Bond, ésta incluye mujeres en bikini, montones de acción, trucos y efectos especiales, e intriga internacional.
Es interesante recordar que esta película es una de las pocas en las que aparecen mujeres desnudas. La versión mexicana no incluía escenas de desnudo, ya que habría excluido a los niños de la audiencia. Sin embargo, al menos una versión de Operación 67 contiene un número musical con Midori Nagashiro (que en los créditos se la ve en bragas), que se saca las bragas y se pasea en tetas durante un rato.
Una organización internacional de mafiosos, con base en Hong Kong, abre una sucursal en América Latina, que es dirigida por Ruth Taylor. La organización ha robado las planchas de impresión originales de un billete de alta denominación y reemplazado por planchas falsas. Así, es el gobierno el que comienza a imprimir moneda falsa mientras los espías imprimen la verdadera. Ellos esperan que esto perturbará el funcionamiento de la economía, de lo que la banda podrá sacar ventajas.
Ruth dice a sus agentes que se les dará grandes cantidades de dinero para gastar e invertir, pero primero deben ponerse, todos, un reloj de pulsera en la muñeca. Estos relojes sirven para comunicarse radialmente con el cuartel general.
Entretanto, el Santo y Jorge se divierten en la playa con dos mujeres en bikini. Cesa repentinamente el sonido de olas y gaviotas - es sólo un recuerdo, y la playa es falsa y se ubica en algún lugar de los jardines de la mansión del Santo. Los héroes oyen un pitido que les indica que están siendo llamados por Interpol. (Jorge les dice bruscamente a las mujeres que se vistan y llamen a un taxi). El jefe de la Interpol en París les informa que un agente de Interpol se dirige hacia ellos para explicarles todo. Después del número de striptease en un cabaret nocturno, Jorge y el Santo se enfrentan a dos rivales, El Vikingo y Jean Safont. Aunque Rivero hace él mismo algunas de las escenas de lucha libre, su doble es dolorosamente obvio en otras, ya que luce varios michelines en la cintura que no corresponden con la cincelada figura de Rivero. En la audiencia se encuentra el agente de Interpol recién llegado, una bailarina exótica japonesa (que se cita a susurros con Jorge después del match) y algunos de los espías de la organización.
Después del match, dos de los agentes planean escapar a Río de Janeiro con el dinero que se les ha dado y con el que han ganado apostando por el Santo sin darse cuenta de que el reloj permite a Ruth y a Suki, su asistente, enterarse de la conspiración.
El agente de la Interpol visita a Santo y a Jorge y les muestra los billetes falsos. Jorge se ofrece a llevarlo a su hotel. Cuando salen, irrumpen dos espías que tratan de asesinar al Santo. Después de una pelea decente, uno de los espías cae a su muerte desde la ventana del segundo piso. Su colega está a punto de hablar, pero antes de que pueda decir algo Suki enciende el aparato y lo electrocuta (y entonces también se cae por la ventana). Santo mira todo esto con una boba expresión en su cara. Llama entonces a Jorge, que está en cama con la bailarina japonesa.
Al día siguiente una avioneta con ametralladoras montadas en sus alas persigue el carro de Jorge. Después de la cacería Jorge saca una bazuca del maletero y echa abajo al avión. Vuelve entonces al departamento de la bailarina, donde ella se sorprende de verlo vivo. Al salir, la policía la detiene (más tarde la encontrarán muerta en la celda, pues se suicida con una píldora venenosa). Jorge vuelve a la casa y espera; pronto aparece uno de los espías (Juan Garza), con un bastón de caña. La pelea que sigue no es gran cosa, pero los dos tratan de hacer lo mejor, rompiendo un montón de muebles y telones de madera prensada.
Santo casi se transforma en víctima de un tiroteo. Se sube a su carro y persigue a los espías, a los finalmente mata activando el lanzallamas incorporado de su coche y apuntándolo hacia sus Mercedes. Estos intentos fallidos de matar al héroe irritan a Ruth. Sus agentes arman un aparato en el estadio para matar al Santo, pero Jorge -que se encuentra entre el público- lo advierte y cuando la araña cae sobre el ring, tanto Santo como sus oponentes se han puesto a salvo.
El agente de la Interpol no tiene demasiada suerte. Cuando habla con el Santo y Jorge y está a punto de darles una pista, los espías lo eliminan con un rifle de larga distancia. Jorge y el Santo les dan caza, siguiendo a los asesinos hasta una aldea cercana. Santo atrapa a un espía (Jorge mata al otro) y se apropia de su reloj, quedando en evidencia que es un radio cuando Ruth llama. Le entregan el aparato a un científico de Interpol (curiosamente todo el personal de Interpol habla español con acentos extranjeros).
Ruth, haciéndose pasar por un periodista extranjero, se las arregla para encontrarse con el Santo y Jorge. Jorge se cita con ella y van a la playa. Se besan y Ruth, en un devastador bikini verde, le dice: "Pase lo que pase, yo te quiero de verdad". Entretanto, un hombre-rana coloca una bomba en la lancha de Jorge. Ruth se lanza al agua, pero Jorge -advertido por el Santo, que está en otro bote y que lo ha estado observando todo con sus binoculares- también escapa de la explosión. Pronto Santo y él serán atacados por hombres-ranas asesinos, pero logran matar a sus atacantes.
Con el radio-reloj, Santo, Jorge, el científico y un montón de agentes locales tratan de descubrir el cuartel general de los espías. Ruth, al darse cuenta de que uno de sus radios ha sido robado, lo enciende para matar a todos los agentes que lo llevan. Los agentes de la Interpol descubren el escondite y Suki escapa, dejando sola a Ruth para enfrentarse a la justicia. Cae herida mortalmente y le da Jorge un anillo de esmeraldas diciéndole: "Recuerda lo que dije, yo nunca miento". Entonces muere (con los ojos abiertos). Jorge: "Qué pena". El científico le dice al Santo (que lleva el reloj) que ha desactivado la pequeña cantidad de uranio de su interior, lo que explica porqué no ha sido eliminado junto con los otros. Al cierre los billetes falsos están siendo quemados mientras el Santo y Jorge observan. Una buena película.

1963 Dirección René Cardona y René Cardona Jr. Guión Rafael García Travesí & Mauricio Wall [Gregorio Walerstein] Reparto Santo (él mismo), Jorge Rivero (Jorge Rubio), Elizabeth Campbell (Ruth Taylor), Noé Murayama (Sadomi Suki), Midori Nagashiro (bailarina japonesa), José Luis Carol (agente de Interpol), Miguel Gómez Checa (jefe de una organización diabólica), Olga Morris (la cita de Sancho en la playa), María Salomé (la cita de Jorge en la playa), Juan Garza (agente 8), Gerardo Cepeda (agente 7), René G. Barrera (agente 4), Alfonso Torres [Juan Miranda], Henry Pilusso, Manuel Galavis El Vikingo, Ray Mendoza, Tony Sugar, Ramiro Orci (agente 2), Fernando Yapur (agente con soplete), Armando Acosta (empresario), Jean Safont (luchador rival), Manuel Dondé (detective de policía), Rubén Márquez (detective), Julián de Meriche (empresario pugilístico), Antonio Raxel (jefe de Interpol).

©dwilt

©traducción mQh
©ciudadela 61, septiembre 2003
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Jordan Flight 45 -

Just exhibits that writing by way of practical experience brings so very much depth and relevance to ones readers. Thank you for sharing.

numerólogo -

No debieron ponerle al gran Jorge Rivero el nombre Jorge RUBIO para su papel en la pelicula....

alejandra -

donde puedo comprar la pelicula porfa?

aaron bojo -

ayudenme a conseguir el modelo del carro que usaba el santo´porfavor!!!, tengo meses buscandolo!, gracias
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres